«No montes una empresa solamente para ganar dinero»

Antes de convertirse en emprendedor hay que tener en cuenta algunas cosas. Los expertos ofrecen seis consejos que deben seguirse si lo que se pretende es tener éxito


Ser emprendedor no es tarea sencilla. A pesar de que muchos han optado por esta fórmula como salida alternativa ante la época de vacas flacas que llegó a España allá por el año 2008, lo de lanzarse al mundo empresarial debe ser meditado. Y para llevar a cabo este momento de reflexión, hay una serie de consejos básicos que deben tenerse en cuenta. El portal Basepyme, ofrece seis de los que más se escuchan en las charlas entre empresarios de éxito.

«No montes una empresa solamente para ganar dinero». En los últimos años hemos observado como muchas personas se planteaban convertirse en emprendedores porque se habían quedado en el paro. La realidad es que en cuanto estas personas encuentran un trabajo por cuenta ajena, se suelen olvidar por completo del emprendimiento; además, si las cosas salen mal son los primeros en abandonar el barco y dar la batalla por perdida. 

El dinero no debe ser el único objetivo. Para ser emprendedor es necesario tener realmente vocación de serlo y antes de dar el paso hay que pensar en muchas cosas. Qué empresa queremos crear, qué vamos a aportar al maercado y si nuestra apuesta es a medio y largo plazo son los principales puntos que hay que plantearse.

«La clave está en vender». Este es el ingrediente secreto de todo éxito emrpesarial. Y lo cierto es que son muchos los emprendedores que, en su búsqueda y persecución de un sueño, se olvidan por completo de lo único que asegura el éxito: vender, vender y vender. Y la forma de conseguirlo es implicándose en la calidad y sobre todo en facilitar al cliente todo el proceso de compra y de postventa, algo que permitirá reducir las quejas, las reclamaciones y las devoluciones.

«No vendes lo que quieres, sino lo que la gente desea comprar». Para saber qué es lo que la gente necesita es necesario salir a la calle y analizar concienzudamente cuáles son las necesidades de la gente que todavía no están atendidas. Nuestro producto o servicio puede tener una idea estupenda por detrás, pero hay que saber si tiene hueco en el mecado para ella, y sobre todo, si atrae la atención de los clientes.

«No esperes a que entre el cliente, ve a por él». Este es uno de los errores más frecuentes. Antes de poner en marcha una empresa es necesario pensar cómo vamos a obtener ingresos y, para ello, de qué manera vamos a conseguir que vengan clientes a gastar su dinero en nosotros. Esperar a que entre por la puerta un cliente, sin haberse trabajado una estrategia para que llegue, es un fracaso casi asegurado.

«Acierta en el momento de lanzarte al mercado». El cuándo es tan importante como el «cómo» y el «por qué». Por ello es necesario planificar todos los pasos con antelación y desterrar por completo la improvisación. Una buena planificación comercial es fundamental para conseguir el éxito lo antes posible.

«No olvides que la competencia siempre estará ahí». Aunque empecemos siendo innovadores y los únicos en el mercado, pronto surgirán centenares de competidores. Es imposible quedarse solo en el mercado, sobre todo si tu idea sale bien y tiene buena aceptación en la sociedad. La realidad es que el éxito invita a repetir, copiar y hasta mejorar la idea. Por ello, es necesario saber convivir con la competencia y lograr siempre mejorar y vender más y con mayor calidad que el resto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«No montes una empresa solamente para ganar dinero»