¿Cuánto cuesta fundar una startup?

España es uno de los países en los que resulta más complejo iniciar un proyecto empresarial. Solo el papeleo puede suponer unos 4.000 euros de inversión


España sigue siendo uno de los países en los que resulta más complicado y costoso lanzarse a la aventura de emprender. Según los informes publicados por la OCDE, nuestro país supera en complejidad a la media de las principales economías europeas a la hora de constituir una empresa. Es más, según los expertos del portal de asesoramiento financiero, fiscal y legal Ad&Law, los costes de poner en marcha una startup pueden diferir mucho dependiendo de los objetivos que se busquen con su creación.

Conocer las tasas oficiales o la cantidad mínima requerida para poder iniciar la actividad son algunas de las pautas que hay que tener en cuenta a la hora de fundar un proyecto empresarial. En primer lugar, un emprendedor que constituye una empresa debe pasar obligatoriamente por el Notario y el Registro para pagar las tasas oficiales. Esta cantidad dependerá del montante de la operación, su carácter y hasta el número de páginas. «Recomendamos visitar varias Notarías ya que, al existir competencia entre ellas, se pueden obtener precios más ventajosos. En cambio, si se acude a una gestoría se encarecerá el coste», explican desde la consultora.

Optar por una sociedad limitada exige una inversión mínima de 3.000 euros, con un gasto de entre 150 y 300 euros. Los costes de registro por provisión de fondos son 200 euros, mientras que por el registro y su publicación el desembolso puede ser de entre 100 y 250 euros. A todo eso habría que sumar la legalización de los libros de contabilidad, de actas y de socios que requiere el pago de unos 50 euros al año.

Para poder ahorrar costes, los expertos recomiendan una opción: desarrollar la actividad del negocio como autónomo, ya que esta opción permite facturar y deducir o crear una comunidad de bienes, que no requiere ni costes de notaría ni de registro: «Sin embargo, recurrir a estas figuras supone que la responsabilidad no es limitada por lo que el empresario debe responder personalmente de las obligaciones derivadas de su actividad empresarial».

En caso de que se opte por la figura de autónomo administrador, será necesario abonar la cuota a la Seguridad Social, un coste que asciende a los 300 euros mensuales y que, por sus circunstancias, impide además acogerse a la tarifa plana de los 50 euros. 

Si la facturación de la actividad desarrollada es superior a los 50.000 euros o si una de las previsiones futuras es la de captar inversores, los expertos de Ad&Law lo tienen claro: lo más recomendable es constituir una empresa: «Siendo autónomo no es posible acceder a la mayoría de las subvenciones y ayudas».

Propiedad intelectual

Los gastos generados por el registro de la propiedad intelectual también merecen una atención especial ya que la tasa que hay que pagar por un registro de marca nacional es de 150 euros. El monto es una cuestión aún más seria si lo que se quiere es registrar a nivel europeo. El precio asciende en este caso hasta los 900 euros. 

Además, este coste no se sufraga de una sola vez. Cada diez años habrá que abonar una cantidad para mantener la marca. 

Las facturas se disparan si uno opta por desarrollar el negocio en un local. Además del alquiler, los gastos y los impuestos, los empresarios tendrán que pagar unas tasas por licencia de actividad (que pueden superar los 1.000 euros), las de residuos, el IBI y el impuesto sobre actividades económicas. Los expertos recuerdan que cada trimestre habrá que fijarse en el IVA, las retenciones, los pagos a cuenta del impuesto de Sociedades, y demás costes básicos.

¿Y los trabajadores? Contratar a un empleado requiere un alta en la Seguridad Social solicitando un Código de cuentas de Cotización y presentar y pagar sus seguros sociales. Contratar becarios también requiere la solicitud de un código de cuenta de cotización diferente y pagar por cada uno de ellos una tarifa plana de seguros sociales cuyo coste se sitúa en torno a los 40 euros.

Coste final

Una vez hechos los cálculos y con todas las cifras sobre la mesa, los expertos de Ad&Law calculan que poner en marcha una startup cuesta de media, además del capital inicial, entre 4.000 y 5.000 euros, sin incluir en la suma los costes de local, personal e inversiones. 

Incumplir cualquiera de estos pasos no es una solución que se deba plantear ya que, según recuerdan, las sanciones en este caso o los errores de planteamiento pueden ser realmente elevados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

¿Cuánto cuesta fundar una startup?