El campo se engancha a la fibra óptica

MERCADOS

CEDIDA

Rede Aberta, operador gallego de telecomunicaciones creado en 2020, trabaja en el despliegue de esta tecnología en zonas sin cobertura y prevé acabar el año con 230.000 hogares conectados

21 feb 2023 . Actualizado a las 13:34 h.

Rede Aberta es un operador de telecomunicaciones especializado en desplegar redes de fibra óptica de alta capacidad en zonas rurales, áreas industriales y hubs empresariales. La empresa, con sede en Santiago, nació en junio de 2020, pero el proyecto se ideó un par de años antes. «Teníamos claro que había un problema de conectividad en el rural gallego, pero nos faltaba músculo económico, que encontramos a través del fondo de inversión CEBF, gestionado por Cube Infrastructure Managers [Cube IM], especializado en inversiones en infraestructuras. Hace el despliegue de fibra en zonas rurales de distintos países, con créditos blandos del Banco Europeo de Inversiones y de la propia Comisión. Nosotros somos el socio tecnológico y ellos, el financiero», explica el catalán Pere Antentas, director general de Rede Aberta, con 20 empleos directos y 200 indirectos.

Este ingeniero industrial originario de Gurb, un municipio rural de Barcelona, que ha dedicado su vida a las telecomunicaciones, buena parte desde la gestión pública, coordina el proyecto. «Todo nuestro equipo es gallego [salvo yo, que casi lo soy porque paso aquí cuatro días a la semana], ese es nuestro ADN y nuestra filosofía. El 90 % de las ingenierías con las que operamos son gallegas, igual que el 80 o el 90 % de las constructoras. En cada provincia intentamos contratar empresas que llevan tiempo trabajando en fibra, porque conocen el territorio y los problemas», indica.

«Otra parte importante del proyecto —subraya—, son los pequeños operadores locales de telecomunicaciones, porque nos dan la visión de cada zona. Nosotros ponemos la tecnología y el dinero para construir la infraestructura, y ellos, la cercanía de la gente, y eso te hace llegar más lejos. Ahora mismo tenemos firmados una veintena de contratos con distintos operadores gallegos. En breve van a entrar otros de ámbito español, como Adamo y Finetwork, y estamos en conversiones con R, por lo que vamos a tener un mixto de empresas locales y nacionales, que van a alquilar nuestra infraestructura. En un futuro probablemente también Orange o Movistar. Nosotros nos ocupamos del mantenimiento y la gestión y ellos, de dar el servicio».

En estos dos años y medio, Rede Aberta ha desplegado la red de fibra por varias zonas de Galicia, hasta llegar a 132.000 domicilios conectados, y este año llevarán esta tecnología a 36.556 hogares de la provincia de A Coruña, tras la adjudicación, por parte del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, del programa UNICO Banda Ancha 2022, que pretende «universalizar el acceso a la banda ancha ultra rápida y la extensión de 5G». La inversión asciende a 26,6 millones de euros (13,3 financiados). A mayores, continuarán con el despliegue en Lugo, Pontevedra (O Morrazo, Mos y Nigrán, y posiblemente Tui) y Ourense (Allariz o Xinzo). Prevén acabar 2023 con 230.000 unidades enganchadas.

Antentas reconoce la dificultad de extender la fibra por el entorno rural, que requiere «una media de 80 metros por hogar, cuando en ciudad son solo cinco, por la dispersión poblacional». «Pero tenemos una responsabilidad y hay muchas zonas desatendidas, es un orgullo para nosotros. Una empresa tiene que ser sostenible a nivel económico y medioambiental, pero cuando vas a una aldea a llevar unas comunicaciones que no tenía, ese retorno es muy importante, es un trabajo muy agradecido», comenta. «El reto es mayúsculo», admite, por la orografía o los espacios protegidos (que requieren autorizaciones de Xunta, Patrimonio o concellos). Donde ya existe algún tipo de infraestructura, en desuso, la alquilan, y donde no, instalan postes y fibra.

«La fibra que desplegaremos en Estaca de Bares, por poner un ejemplo, es la misma de la Castellana, en Madrid, o la Diagonal de Barcelona, y permitirá una conexión igual o incluso mejor», ilustra. Rede Aberta es pionera en ofrecer tecnología XGS-PON en el rural. «Multiplica por diez la velocidad de internet por fibra, permitirá a las empresas competir en igualdad de condiciones con las del entorno urbano», recalca. Incide en los efectos a largo plazo del despliegue de esta red: «Ayuda a fijar población en el rural [favorece el teletrabajo, más en Galicia, que tiene la ventaja de que las viviendas son muy grandes y lo facilitan] y, por tanto, servicios, y a partir de ahí la creación de otro tipo de negocios y oportunidades».

Para las áreas a las que no está prevista la llegada de la fibra, Rede Aberta ha suscrito un acuerdo con Hispasat, «para poder dar conexión vía satélite a precios muy económicos». Añade que «es un complemento para evitar la frustración que esto puede generar, y equivale casi a una conexión 4G».