Fabio Capocchi: «El mercado está reaccionado bien a Motorola porque el diseño es bueno»

MERCADOS

-

El director general de Mobile Business Group en Motorola Mobility para la región de EMEA (Europa, Oriente Medio y África) defiende el ADN de la mítica compañía y su adaptación a la nueva era de la telefonía. «Somos capaces de meter en un móvil baterías de 5.000 mAh con carga a 125 W», afirma, y explica que trabajan para trasladar la interacción con el móvil al mundo del pecé.

19 dic 2022 . Actualizado a las 14:09 h.

La mítica Motorola, la firma que lanzó el primer teléfono móvil comercial en 1983, fue dividida en el 2011 en dos compañías independientes, Motorola Solutions y Motorola Mobility, centrada en el negocio de los teléfonos móviles. Lenovo adquirió esta última en el 2014 y de su mano está viviendo un resurgimiento que desde abril de este año capitanea Fabio Capocchi (Milán, 1977), director general de Mobile Business Group en Motorola Mobility para la región de EMEA (Europa, Oriente Medio y África). Capocchi, que vive en Madrid, fue responsable del equipo de Producto y Márketing de Lenovo para Iberia y anteriormente desarrolló su trayectoria profesional en marcas como Epson o Asus.

Google compró la división de móviles de Motorola y la vendió solo dos años después. Lenovo ya lleva ocho años con Motorola Mobility: parece que ha sabido aprovecharla mejor.

En cada cambio, Motorola se ha reforzado en algo. La transición de Google dejó algunos procesos y también cambió radicalmente el hecho de pasar al mundo de Android. Lo que puede haber pasado es que en su día esta compañía no estaba enfocada totalmente en los dispositivos y Lenovo lo ha hecho. Y para Motorola fue el regalo más grande del mundo porque Lenovo es una empresa diseñada para hacer negocio en grandes volúmenes. Los retos que han afrontado juntos Lenovo y Motorola no han sido un paseo en el parque, ha sido difícil. La primera parte de nuestra relación fue luchar por sobrevivir, era un negocio que no daba beneficios y en eso Lenovo nos ha guiado. Hemos tenido que hacer algunos sacrificios, no invirtiendo lo que deberíamos en I+D, pero tener a Lenovo detrás nos ha permitido recuperarnos y llevamos ya tres años que invertimos más y eso se ve en los productos: hemos introducido nuestro primer smartphone plegable, el primero con 5G, la mejor cámara...Y estamos viendo que los números empiezan a subir.

¿Queda algo de la filosofía original de la Motorola de los años 90 y 2000-2010?

Siguen estando con nosotros personas que tienen como correo empresarial número@motorola.com. Cambiar de manos significa cambiar todo. Motorola tiene una herencia, un ADN, muy antiguo en el mundo de la telefonía. Conocemos cosas que quizá otras marcas más jóvenes no conocen. Eso siempre es útil, porque vivimos en dos fases, del superconsumo a introducir nuevo producto, más ligero, potente, con mejor cámara. Por eso tenemos que tener mayor agilidad y una mentalidad de crear tecnología e innovación de forma rápida. Por otra parte, nunca hemos comprometido la calidad, somos uno de los fabricantes con un departamento de pruebas más grande en cada región. Y si un producto a nivel de antena no funciona correctamente, tenemos medios para corregirlo. Tener la filosofía original de lo que fue el móvil y la filosofía de la nueva era de la telefonía es lo que nos da una ventaja.

Reeditaron el mítico RAZR, que ahora tiene pantalla flexible, y acaban de lanzar la segunda versión. ¿Está teniendo buena acogida?

Está gustando muchísimo, más de lo que esperábamos. A veces nos centramos demasiado en el precio y no tenemos en cuenta el deseo del usuario. Nosotros apostamos por un precio importante, 1.200 euros, que es un súper alto porque la competencia tiene precios más bajos, así que fuimos conservadores en cuanto a las previsiones. Lo que pasó fue que en las dos primeras semanas se vendió todo, en todos los países de Europa. Y esto ha sido por dos motivos: hemos hecho una campaña de márketing distinta, más digital que nunca, y por ejemplo en España de cada cien artículos sobre móviles 65 hablaban de nosotros; y la otra novedad está en el producto mismo. Lo que hay en el mercado ahora mismo es un dispositivo plegable que hace del factor de forma su único valor. El nuestro tiene esto más el ADN de Motorola, cómo el usuario final utiliza el producto. En otros plegables siempre te dicen «abre la pantalla para seguir»; el nuestro tiene la pantalla exterior más grande de todos los plegables y en ella se puede hacer todo, incluso ver un vídeo. La gente tiene dos productos en uno, y además hemos incrementado la carga, la batería, la calidad de la cámara, la CPU es la más potente del mercado, y tenemos un diseño único patentado: la pantalla nunca se pliega de verdad, cuando lo abres no ves un marca en el medio.

Parece que no hay grandes avances en la duración de las baterías de los móviles ni en su tiempo de vida. Si trasladamos esto al sector de la automoción, el coche eléctrico no tiene futuro.

Hay mejoras que se ven menos. La normativa para fabricar una batería cambia constantemente, cada vez deben ser más seguras. Hace años un móvil con batería de 4.000 mAh parecía bastante gordo, ahora con 4.000 o 5.000 mAh podemos hacer algo superfino. Antes, la carga no podía ser ser de más de 5 W porque entonces había que poner más capas de seguridad. Ahora somos capaces de meter en un móvil baterías de 5.000 mAh con carga a 125 W. A nivel de números parece que no ha cambiado nada, a nivel de ecosistema de producto ha cambiado muchísimo. Ahora podemos garantizar dos cosas que antes no se podía: la duración de la batería, que es una combinación de miliamperios y optimización de software de la CPU; y la velocidad de carga. Antes se tenía que decidir, una cosa o la otra. El Edge Ultra tiene 4.200 mAh con 125 W de carga por cable y 50 W inalámbrica. 125 W significa que de 0 al 50 % se carga en 7 minutos. Y nosotros somos de los pocos que incluimos el cargador dentro de la caja. Si miramos la gama de Motorola, el Moto G hace dos años tenía el 90 % de los modelos con carga a 10 W, ahora el 75 % tienen carga a 33 W. El tamaño de la batería no ha cambiado, pero la experiencia de uso sí.

¿Qué innovaciones se esperan en el mundo de los smartphones en los próximos años?

Uno, el factor de forma, el plegable y la integración que el usuario final tiene con ello. Otra innovación es conseguir trasladar la interacción con el móvil al mundo del PC. Nosotros estamos trabajando en el segmento de b2b (business to business) para llevar esta interacción al ordenador y hacer trámites de forma mucho más sencilla, fácil, inmediata y segura.

En el 2021 volvieron al mercado de las tabletas. ¿Por qué Motorola lo había dejado de lado?

Estamos dentro del entorno de Lenovo y Lenovo produce tabletas. Hay algunos países donde la marca Motorola es más potente que la de Lenovo y podemos aprovechar nuestra marca mejor con el mundo Android, pero actualmente en Europa no se venden tabletas de Motorola, Lenovo ocupa el segundo puesto en el segmento de tabletas Android y el foco de Motorola en Europa está puesto en retomar la posición que merece en móviles.

También han diversificado su negocio con relojes inteligentes, auriculares y altavoces inalámbricos. Estos nichos de mercado están creciendo mucho, ¿no?

No son nichos de mercado, son grandes mercados y merecen toda la atención del mundo. Y este es el principal motivo por el que hemos decidido no impulsarlos todavía como negocio de Motorola en Europa, sí lo estamos haciendo en Latinoamérica y en Norteamérica. Pero en Europa en este momento no tenemos suficiente potencia como marca para darles el peso que se merecen.

¿Hay alguna diferencia entre el mercado español o el europeo, respecto a otros mercados de la región EMEA? ¿En qué nos diferenciamos?

En el mercado africano y el mundo árabe sí que hay diferencias. En Arabia todos tienen la misma ropa, todos van de blanco, y cuando ponen el móvil sobre la mesa es la única cosa, junto a la llave del coche, que los diferencia a unos de otros. Por eso en los móviles tenemos que ser diferentes, y ese es el motivo por el cual estamos haciendo la colaboración con Pantone, la gente puede de verdad sentirse distinta, identificarse con el producto. Es el mundo de Catar, de Dubái... que no solo es el lujo, sino el hecho de ser distinto por llevar un móvil u otro. Si vemos el mercado europeo, España se distingue porque los usuarios son un poco más prácticos que el resto. Miran un poco menos el tema de moda, marca...y van al grano. Es el país donde se venden más terminales (peor para el fabricante pero mejor para el usuario final) con mejor relación de cantidad de RAM y espacio de almacenamiento con respecto al precio. Por eso a partir de enero vamos a subir para España la configuración media de RAM y ROM en los Moto G y, mientras en otros países empieza en 4 + 64 GB, vamos a empezar en 4 + 128 GB. Queremos dar algo más por el mismo precio. En cuanto a la gama alta, en España somos sencillos pero nos gusta el producto bueno y el mercado está reaccionado bien a Motorola porque el diseño es bueno, estamos invirtiendo mucho en esto.