Los líos de la vicepresidenta Yolanda Díaz

MERCADOS

La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, este viernes en Bilbao
La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, este viernes en Bilbao Luis Tejido | EFE

18 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

En el siglo XVIII era habitual que la economía política fuese una parte de la filosofía. El propio Adam Smith, titular de la cátedra de filosofía moral de la Universidad de Glasgow, la situaba como la última parte de su programa. Aunque la abordaba después de explicar teología natural, ética y jurisprudencia. Lo que le preocupaba era cómo cohesionar los sentimientos morales con el verdadero carácter del hombre económico, cómo enlazar su concepto de simpatía, desarrollado en su Teoría de los sentimientos morales con el de interés propio, mostrado en su obra magna, La riqueza de las naciones.

Una de sus máximas más conocida es rotunda: «No es la benevolencia del carnicero, cervecero o panadero de donde obtendremos nuestra cena, sino de su preocupación por sus propios intereses». Esta afirmación, quizás sin desearlo su autor, terminó expulsando a la ética de las teorías económicas de las decisiones humanas, mostrando a los agentes, es decir, a usted y a mí, como cuerpos sociales preocupados por satisfacer sus prioridades. Y ahí sí podría estar la ética, pero en un espacio privativo e íntimo de la persona, nunca como un factor transversal.

Esta semana y la pasada, a pesar de la guerra de Ucrania, las subidas de los tipos de interés, las noticias negativas sobre la inflación, y todo lo que pasó, que no fue poco, dedicamos buena parte del tiempo a hablar de la vicepresidenta Yolanda Díaz y su propuesta de precios máximos que, al poco, se transformó en unas cestas de productos básicos de precio ajustado en grandes superficies. Después ya no eran tal, porque no se incluían los perecederos. Y claro, ¿cómo le vendes a la tienda de proximidad que la estigmatices ante las generosas multinacionales de la distribución alimentaria? Así que, al final, terminó con una amenaza de imposición fiscal extra, acompañada por un «hay que comprar en las tiendas del barrio».