Juanjo de la Cerda, presidente de Clusaga: «El sector alimentario gallego puede ser referente europeo»

MERCADOS

Juanjo de la Cerda, presidente de Clusaga
Juanjo de la Cerda, presidente de Clusaga

Tras dos años marcados por la pandemia, el representante del organismo que representa a la industria alimentaria gallega se muestra optimista ante una nueva etapa en la que pretenden posicionar al sector como referente a nivel europeo, fomentar la innovación y empujar la internacionalización

19 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El sector alimentario es uno de los pilares sobre los que se asienta la economía y la sociedad gallega, y desde hace más de una década cuenta con una figura organizativa clave para fortalecer la competitividad internacional y la visibilidad de este sector y, especialmente, sus empresas más pequeñas. El Clúster Alimentario de Galicia (Clusaga) es una estructura organizada que integra a 130 empresas y entidades de investigación e innovación y que preside desde junio del 2019 Juanjo de la Cerda.

- ¿Cómo se han adaptado a la crisis derivada de la pandemia?

-Ha habido varias etapas; en marzo del 2020 se crearon fuertes tensiones por el temor a un desabastecimiento del mercado, que resolvimos gracias a la capacidad de organización y resistencia demostrada en la producción, la transformación y la distribución, a pesar de las limitaciones en el movimiento de los trabajadores. Después, las restricciones han tenido un impacto directo en los comportamientos de compra y los modos de consumo de alimentos y bebidas en España, y en concreto en Galicia. Los servicios de comidas y bebidas perdieron la parte trasladada al ámbito doméstico y los consumos ligados al ocio y al turismo se vieron reducidos a mínimos durante buena parte del 2020 y los primeros meses de este 2021.

- ¿Cómo se traduce este impacto en cifras?

-En cómputo anual, la industria de alimentos de Galicia apenas se resintió en el 2020 (0,9 puntos porcentuales menos con relación al 2019), pero la de bebidas vio cómo se desplomaba su producción en cerca de 31 puntos. Calculamos que las caídas en el sector alcanzaron los 375 millones de euros, de los que 300 corresponden a la fabricación de bebidas y los restantes a la industria de alimentos. Aun así, la resiliencia del sector ha permitido mantener el empleo en números generales.