La otra gran factura de la pandemia en Francia

Asunción Serena

MERCADOS

ERIC GAILLARD

La gratuidad de las pruebas para detectar el coronavirus para toda persona que estuviese en territorio galo elevará el gasto de la Seguridad Social del país en 5.000 millones de euros

12 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

 A partir de mediados de octubre se acabará en Francia la gratuidad de los análisis para detectar la presencia de coronavirus. La noticia es un golpe muy duro para los laboratorios, que a lo largo del último año y medio han centrado una gran parte de su actividad en hacer pruebas. La estrategia del Gobierno francés para frenar la pandemia del covid-19 se basó, fundamentalmente, en tres pilares: hacer tos test de detección (PCR o antígenos), alertar y proteger. Para reforzar a gran escala el recurso instauraron la gratuidad de las pruebas para toda persona que estuviera en territorio galo.

Esta campaña de prevención le costó 2.200 millones de euros a la Seguridad Social en el año 2020, y la Dirección de Investigación, Estudios, Evaluación y Estadísticas prevé que para el 2021 el presupuesto total se eleve hasta los 5.000 millones de euros. Ahora, el Gobierno francés prefiere fomentar la vacunación y disminuir la multiplicación de análisis, que cuestan casi 100 millones de euros cada semana al Estado.

El fin de la gratuidad de las pruebas, salvo aquellas que sean prescritas por un médico, llevará una reducción drástica de los análisis PCR hechos en los laboratorios. «Esto suponía entre el 80 % y el 90 % del volumen de trabajo» según François Blanchecotte, presidente del Sindicato de Biólogos.