Las reformas pendientes tensan el arranque del curso político

MERCADOS

Juan Salgado

A la difícil negociación de los Presupuestos, al Gobierno se le suma este otoño una larga lista de deberes y poco margen para hacerlos en los tiempos pactados con Europa. Cambios fiscales, nuevos ERTE, salario mínimo, contener el precio de la luz o las reformas laboral y de pensiones aguardan.

05 sep 2021 . Actualizado a las 08:51 h.

El Gobierno acaba de estrenar el nuevo curso político con una voluminosa cartera de asuntos económicos pendientes y muy poco tiempo para sacarlos adelante: hasta finales de año. Porque, entre los deberes que el Ejecutivo tiene sobre la mesa a cambio de recibir la lluvia de fondos europeos con los que apuntalar la recuperación, están reformas complejas, que se suman a la no menos difícil negociación para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año.

La reforma de las pensiones -su primer bloque acaba de entrar en el Congreso para su tramitación parlamentaria, aunque sus aspectos más espinosos han quedado pendientes para el 2022- o la del mercado laboral son dos de las principales exigidas por la Comisión Europea para este ejercicio. No serán, sin embargo, las únicas en las que el Gobierno tendrá que ir contra reloj.

Escollos para los presupuestos del 2022

Los Presupuestos Generales del Estado para el próximo ejercicio serán los primeros de los últimos años que -salvo sorpresa- se aprobarán «en tiempo y forma». Es decir, saldrán del Consejo de Ministros antes de que expire septiembre, para iniciar después su tramitación parlamentaria y ver la luz antes de que concluya diciembre. Aunque las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos comenzaron a principios de verano y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aseguró que están «muy avanzadas», ni son fáciles ni están libres de escollos.