Michael Burry, el profeta de las hipotecas basura

MERCADOS

xxx

05 sep 2021 . Actualizado a las 08:12 h.

Hace apenas un par de meses que, desde este mismo espacio, les relataba la vida, obra y milagros con el dinero de la nueva musa de Wall Street, Cathie Wood (Los Ángeles, 1955), la gestora de activos más famosa del momento. Les apuntaba entonces que Wood había labrado su fama invirtiendo en tecnológicas muy disruptivas y que su fondo estrella, Ark Innovation, estaba que se salía, con una rentabilidad estratosférica: un 48 % de media anual durante los últimos cinco ejercicios, y que su mejor año había sido, precisamente, el de la pandemia, cuando pasó de gestionar 3.500 millones de dólares a superar los 60.000.

Pues bien, hoy les cuento que anda Wood a la greña con otro gestor de lo más mediático. Otra de esas estrellas rutilantes que habitan el firmamento de la madre de todas las bolsas. Se trata de Michael Burry (San José, California, 1971), un médico, neurólogo para más señas, que se instaló en el Olimpo bursátil en el 2008, el año del estallido de la anterior gran crisis, la de las famosas subprime, ¿recuerdan? Les cuento que fue Burry uno de los primeros en percatarse de la magnitud de lo que se nos venía encima. Avisó reiteradamente de que aquello era una burbuja y estaba a un tris de estallarnos en las manos. Y aprovechó su olfato para enriquecerse. Tal fue su salto a la fama, que la historia acabó siendo llevada, primero a la literatura y después al cine en The big short (La gran apuesta). 

Un pulso este les relato en el que ha habido más que palabras. Y no es que hayan llegado a las manos los contendientes. No, no es eso. No es esta una pelea en el barro. Se libra sobre el parqué. Y eso porque Burry está apostando su dinero a que las predicciones de Wood no van bien encaminadas. Todo empezó con Tesla. Faltaría más que el polémico Musk dejara de dar que hablar. Aunque, para ser justos, esta vez, todo hay que decirlo, nada tiene que ver en la gresca.