La larga crisis de la pesca italiana

Valentina Saini

MERCADOS

Massimo Bellavista

Las cooperativas del sector perdieron un 40 % de sus ingresos por el covid, y ahora se suma el recorte de días de faena impuesto por la UE, que afecta a las flotas de Venecia y Sicilia

04 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

A lo largo de los siglos se han librado muchas batallas en el Mediterráneo: entre romanos y cartagineses, venecianos y genoveses, españoles y otomanos, franceses e ingleses... También hoy se está librando una batalla, aunque sin violencia: entre los pescadores italianos y la Comisión Europea, que recientemente ha regulado aún más la pesca de arrastre en todo el mar, tras las medidas adoptadas el año pasado para la zona occidental.

Bruselas ha previsto una reducción progresiva del 40 % de los días de pesca para los buques de arrastre de aquí a 2024. La decisión ha enfurecido a los pescadores desde Chioggia (Venecia) hasta Mazara del Vallo (Sicilia), y en junio hubo protestas y manifestaciones. «Europa se está volviendo loca, nos trata como a criminales», se quejan dos ancianos pescadores de la laguna de Venecia.

Los ánimos también se han caldeado por la grave crisis económica del coronavirus. Las cooperativas italianas del sector afirman que el año pasado perdieron un 40 % de la facturación respecto a 2019 a causa de la pandemia del covid-19. En muchos puertos, la tensión se corta con un cuchillo.