Inteligencia Artificial: el grado sin paro, más cerca de Galicia

Esta nueva titulación podría arrancar en el curso 2022-23 de forma simultánea en las tres universidades. La comunidad sería una de las pocas de España que imparte este grado y multiplicaría la atracción de empresas y empleos


Redacción / La Voz

Tres universidades y el mismo objetivo. Galicia quieren poner en marcha lo antes posible uno de esos títulos sin paro: el grado de Inteligencia Artificial.

En los próximos días, la UDC, la USC y la UVigo esperan comenzar los trabajos para diseñar el plan de estudios. De estar listo este julio, o como tarde en septiembre, el grado podría comenzar en el curso 2022-23. Es el plazo más optimista.

La consellería de Educación presentaba el pasado enero el estudio Galicia 2030: perfís profesionais de futuro e novas titulacións e especialidades universitarias. Es el documento de trabajo para la elaboración del nuevo mapa de títulos 2022-26. Desde la Xunta apuntan a que ese mapa será el resultado de un acuerdo entre las tres universidades. «O ámbito da Intelixencia Artificial formará parte desde mapa que se atopa en fase de diálogo», explican.

El diseño

La idea es que el grado de Inteligencia Artificial sea una titulación única que se imparta a la vez en las tres universidades. Sería el quinto título de estas características a nivel nacional después de los de Madrid, Barcelona y País Vasco. Los dos primeros años serían comunes. En los dos últimos, cada facultad tendría su especialización. Las plazas, 150. Medio centenar por centro.

La Facultade de Informática de A Coruña ve en este título una evolución natural. «El mercado está hambriento de talento. Las empresas llaman porque necesitan gente. Además, cada vez se está especializando más el trabajo y es muy probable que dentro de unos años la exigencia de estos titulados sea también enorme, sin menoscabo de las otras especializaciones. Va a haber trabajo para todos y el hecho de contar con especialidades, unos en análisis de los datos, otros en ingeniería informática clásica, otros en IA, va a dar un enorme valor añadido a Galicia», dice el decano del centro, Luis Hervella. Y es que la Inteligencia Artificial es presente. Está en el coche autónomo, en los teléfonos o en los relojes inteligentes, pero también en la industria o en la sanidad. Los conocimientos de las universidades tendrán que estar más que conectados. «En la IA participa la robótica, el Internet de las Cosas, la computación, la estadística, o la informática de altas prestaciones. Involucra muchas partes, tanto de la informática, como de las ciencias que están cerca de ella», explica Hervella desde la Universidade da Coruña. Una institución que trabaja en la futura Cidade das TIC. Su campus científico tendrá 30.000 metros cuadrados, cuatro grados, una decena de másteres y centros de innovación. Además, va a dar servicio a todas las empresas del entorno. La Cidade das TIC será además la sede de un Nodo de la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial. «Hay que tener en cuenta la relación que va a tener con el entorno de empresas de la zona relacionadas con las TIC, y la importancia de su implantación para toda la comunidad. Tener los tres títulos más relacionados con la ingeniería informática aquí, que estén centralizados en la facultad, es fantástico», apunta Hervella.

La Universidade de Santiago tiene diseñado el grado desde el 2020. Además de la motivación de sus docentes, han contado con un comité asesor formado por quince profesionales de empresas, administraciones y centros tecnológicos relacionados con la materia. «É un grao innovador que pivota sobre catro liñas mestras: unha base científica e tecnolóxica, unha formación intensa en modelos da IA e tecnoloxías intelixentes, unha forte presenza das ciencias sociais e xurídicas, humanidades e ciencias da saúde, e unha metodoloxía docente orientada a proxectos ou probas de concepto sobre retos e casos de uso de interese xeral», explica Julia González, la directora de la Escola Técnica Superior de Enxeñaría. Su perspectiva sobre esta formación es integradora y transversal. El gran reto, haber integrado tantas áreas de conocimiento. «Estamos a falar de dous centros singulares de investigación ­—Citius y Cimus—, sete facultades e escolas, sete departamentos e 16 áreas de coñecemento. É unha proposta tan ambiciosa coma necesaria para Galicia», dice González que cree que las 50 plazas que se ofrecerán cada año es una propuesta «comedida». «Non se trata de encher de golpe o sistema universitario destes titulados. O sensato é ir atendendo ás necesidades e equilibrar oferta e demanda», remarca.

Galicia se sumaría así a nivel universitario a las estrategias de IA nacionales y europeas. La comunidad quiere incluso trasladar estos conocimientos a todas las etapas formativas. «O bo da informática é que os alumnos poden traballar en sectores moi distintos, que non pensabas de forma directa. A evolución das empresas, da sociedade e da tecnoloxía van nese camiño. Hoxe falamos disto, pero en pouco tempo é posible que falemos de computación cuántica, porque xa estamos traballando aí». Es el punto de vista del director de la Escola Superior de Enxeñaría Informática de Ourense, de la UVigo, el centro que ha pedido este grado. Francisco Javier Rodríguez pone el foco en la buena formación del profesorado en la materia y en las oportunidades que se abren para alumnos, empresas y para el área de influencia del centro. «Xa hai sistemas que investigan na industria 4.0 sobre como detectar que unha máquina vai fallar; xa se traballa no Big Data pero, con este grao, o alumnado estaría formado nun ámbito máis especializado. A demanda de alumnos é tremenda e co covid non caeu. Teñen a posibilidade de traballar onde queiran. Estou contento ademais de que algunhas empresas puxeran a súa segunda oficina en Ourense. É importante para crear emprego. Un emprego que pode traballar dende aquí para todo o mundo», explica.

«Esperamos que haya acuerdo, al margen de en qué universidades se ubique la formación»

Galicia tiene buenos cimientos. Las tres universidades suman 224 docentes en las áreas TIC. 139 de ellos trabajan en la UDC. Hay además tres centros de investigación en la materia: el Citic, en A Coruña, el Citius, en la USC, y el AtlantTIC, en la UVigo, que suman 544 profesionales. Además, entre Informática en A Coruña, la Escola Técnica Superior de Enxeñaría de Santiago y la Escola de Enxeñería Informática de Ourense hay 2.182 alumnos de grado y 276 de máster.

Con esta base, las empresas TIC valoran de forma positiva que este grado esté más cerca: «Esperamos que lleguen pronto a un acuerdo, independientemente de en qué universidades se ubique. Nuestra preferencia es que el grado sea compartido entre los tres centros», explica Antonio Rodríguez del Corral, presidente del Clúster TIC Galicia. Para las compañías, la formación significa talento. «La mayoría de los profesionales que cubren estos puestos suelen ser graduados en Informática, que se han especializado. Esto es un hándicap porque deja sin cubrir otros puestos en los que existe escasez de profesionales». Para las compañías manda la anticipación. También en lo que tiene que ver con la conexión entre universidad y empresa, como en el caso de la Cidade das TIC, «el proyecto bandera del sector»: «Está estimulando el surgimiento de estas iniciativas e impulsando que todos los actores implicados en el ámbito tecnológico se sumen al tren de la digitalización. La Cidade das TIC hace visible a la sociedad esta gran oportunidad de desarrollo económico para Galicia».

 

Amparo Alonso fue designada en el 2020 miembro del Consejo Asesor de Inteligencia Artificial del Gobierno
Amparo Alonso fue designada en el 2020 miembro del Consejo Asesor de Inteligencia Artificial del Gobierno

AMPARO ALONSO, presidenta de la Asociación Española de Inteligencia Artificial

«Podemos estar en una línea de salida muy relevante a nivel nacional»

Amparo Alonso Betanzos (Vigo, 1961) es una de las voces más autorizadas en la materia. Catedrática de Computación e Inteligencia Artificial de la UDC e investigadora del CITIC, es además la presidenta de la Asociación Española de Inteligencia Artificial.

—¿Cómo valora la llegada de esta formación a la universidad gallega?

—Hay una cierta discusión desde hace tiempo sobre la implantación de algún tipo de titulación en este sentido. La UDC, junto a la UVigo , ya propuso la creación del máster de Inteligencia Artificial, que también es relevante porque nos permitiría tener en el mercado a profesionales en un plan más corto. El grado es interesante porque hay otras autonomías punteras en esta materia, como Madrid o Barcelona. Eso situaría a Galicia en el mapa. La inteligencia artificial es una de las tecnologías que más está definiendo el futuro y todo esto está apoyado por los grupos de trabajo e investigación que tenemos en Galicia. El Centro de Investigación TIC (Citic), es el primer centro singular en tecnologías TIC de Galicia y congrega el mayor número de grupos de investigación especialistas en diferentes aspectos de la IA. Que seamos el centro con más investigadores de la comunidad, también es un valor añadido porque los grupos se enfocan en diferentes aspectos de la materia, desde visión artificial, aprendizaje automático, razonamiento automático, entre otros. Tenemos mucha riqueza y mucho que aportar. Podemos ponernos en una línea de salida muy relevante a nivel nacional.

—¿Es importante que las universidades vayan de la mano?

—Entiendo que es algo que depende de los rectores y de la Xunta, pero sí es buena idea que tengamos una colaboración definida. Somos un territorio muy pequeño y siempre ha sido más positivo unir que dividir.

—E incluso aunar los conocimientos de cada campus...

—Sí, podemos aprovechar también las aplicaciones porque cada campus está un poco más orientado a algunos aspectos diferenciales.

—¿Cómo deber ser este grado?

—Esta formación les va a enseñar a los alumnos las diferentes tecnologías que tienen que ver con la IA. Eso también define una importante área común con la Ingeniería Informática, puesto que la inteligencia artificial es un área de la computación. También con la Ciencia de Datos, que es otra titulación que tenemos en la UDC. Todo define un ecosistema bastante interesante a nivel gallego con titulaciones que permitirán a los alumnos dominar estas tecnologías.

—¿Debe ir la formación superior al ritmo del mercado?

—Sí, pero no solamente esto. En algunas titulaciones, como en el caso de las tecnológicas, todo eso necesita un ritmo de actualización más rápido que otras formaciones más clásicas, entre comillas, en las que los cambios no son tan rápidos como ocurre en lo nuestro.

—¿Están preparados los docentes?

—Sí, somos una comunidad bastante importante. En el Citic hay unos 150 investigadores de los cuales, sobre el 80 %, trabajan la inteligencia artificial. No somos recién llegados al área, sino que son grupos que ya trabajan en esto desde que se creó la universidad e incluso anteriormente. En mi caso, ya teníamos experiencia. Lo mismo ocurre con otros coordinadores de otros grupos de investigación. Esto es un aspecto a valorar. Además hay mucha colaboración con otras universidades, no solo del sistema gallego, sino también de España y del extranjero.

«Algunos títulos, como los tecnológicos, necesitan un grado de actualización más rápido»

—Usted está implicada en el Nodo de Inteligencia Artificial de la Cidade das TIC, ¿qué papel va a jugar?

—Tenemos la estrategia de tener una Cidade das TIC que se apoye mucho sobre la IA y queremos dar servicio a las empresas gallegas que así lo necesiten. La Cidade das TIC tiene además vocación gallega, no solo vocación a nivel de A Coruña. Esperamos aunar grupos de investigación de las otras universidades y apoyar a todas las compañías que necesiten algún tipo de servicio en inteligencia artificial, pero para toda la comunidad.

—Si somos una comunidad con tanta iniciativa, ¿marca este proyecto un antes y un después?

—Desde luego que sí. Tenemos la suerte de poder apoyarnos sobre una instalación que ya está construida (la antigua Fábrica de Armas), que es muy amplia y que permitirá que se instalen empresas, el parque tecnológico y aprovechar la sinergia entre las compañías y los grupos de investigación. Eso es muy importante porque significa crear un ecosistema en el que puedan convivir los centros, las compañías y que se puedan desarrollar nuevas startups es fundamental. También contemplaremos temas que tengan que ver con la formación para que las personas que estén trabajando en las empresas y tengan ya unos conocimientos de base en temas de tecnología puedan completar, actualizar, mantener esa formación a lo largo de su vida. Un esquema en el que dejemos de estar en ese escenario un poco antiguo en el que uno iba a una universidad o centro de formación, estudiaba una profesión y luego trabajaba. Ahora la tecnología necesita de un mantenimiento, de un aprendizaje y en la Cidade das TIC también tendremos esa vertiente. Poder aunar eso en un ecosistema de I+D+i que se autoabastece es muy interesante. Los estudiantes estarán en el entorno que les absorberá como trabajadores.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
12 votos
Comentarios

Inteligencia Artificial: el grado sin paro, más cerca de Galicia