El «retail» del futuro. Los círculos de la vida


El futuro pasa por lo que están haciendo los chinos. Simplemente hay que occidentalizarlo y mejorarlo. Algunos retailers hablan de círculos de vida de 3 kilómetros, en donde tienen sus tiendas. Evidentemente la dimensión geográfica dependerá de la ciudad, región o pueblo. No tienen por qué ser 3 kilómetros ¿Esto que implica? Esa tienda será medida por lo que suceda en ese círculo de vida: las ventas propias de las tiendas, el tráfico en la web en ese radio geográfico, las devoluciones, los comentarios e interacciones en redes sociales. En el retail de círculo de vida de 3 kilómetros, la tienda debe primero deshacerse de la estructura tradicional de la tienda minorista y el pensamiento comercial, construir y transformar una nueva tienda física minorista, lograr la integración en línea y fuera de línea, la introducción de la gestión de datos, los nuevos conceptos de márketing y en el mismo tiempo. Y sobre todo debe deshacerse de viejos y caducos pensamientos corporativos y dar paso al nuevo pensamiento empresarial. Y para que el modelo fuera perfecto, deberíamos ir mucho más allá del concepto ultratecnológico (que está muy bien, pero que no es suficiente), ampliar el concepto comunitario (derivado del concepto comunista y de encastramiento social), y hacer cosas que ellos no están haciendo: valores comunitarios, respeto al medio ambiente, porcentaje de productos locales producidos en ese círculo de vida, el empleo local que produzca en la comunidad.

La era de los distribuidores ha fallecido. Es el paleolítico. Los retailers ya no son distribuidores (o no deberían serlo, o pensar en modo distribuidor: transportar, vender cosas por un precio bajo un poco de márketing, adiós), ahora deben ser fabricantes de experiencias positivas. Y eso pasa porque en las tiendas pase algo más que vender cosas por precios.

El retail debe buscar ser un generador de bienestar en las comunidades. No es un pensamiento naif: es la única salida para poder competir en el futuro con los marketplaces globalistas y afronterizos. Las tiendas deben pensar en modo comunidad, velar por su comunidad, y poner a la comunidad en el centro. La tecnología, el personal, la estrategia debe estar enfocada a mejorar las vidas de la gente que vive en la comunidad donde vive esas personas. Y evidentemente también de las personas «transeúntes» que van y vienen en ese círculo de vida, que por ejemplo en el caso de un centro comercial debe ser mucho más amplio que en el de un supermercado o tienda de barrio. Y ese enfoque de ser útil a la comunidad, será lo que les hará vender más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El «retail» del futuro. Los círculos de la vida