Los gigantes de la industria electrónica apuestan por la tecnología sostenible

MERCADOS

RAZER

Razer, Apple o LG lanzan fondos millonarios y bonos verdes para invertir en proyectos en defensa del medio ambiente y aspiran a que sus productos tenga un impacto climático cero en el 2030

25 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Esta semana, coincidiendo con el Día de la Tierra, la compañía Razer -líder mundial en estilo de vida para gamers- anunció la apertura de un fondo de 50 millones de dólares para startups dedicadas a la sostenibilidad. La primera inversión tiene como destino The Nurturing Co., una firma que fabrica papel higiénico a partir de pulpa de bambú, cuyo crecimiento requiere un 90 % menos de agua y un 70 % menos de carbono en comparación con la pulpa de madera , lo que permite ahorrar más de 30.000 litros de agua al año.

La iniciativa pone de manifiesto la importancia estratégica del compromiso de las firmas tecnológicas con el medio ambiente. En marzo, Razer presentó una hoja de ruta de sostenibilidad para los próximos diez años, dentro de la iniciativa #GoGreenWithRazer, que incluye el uso de energía cien por cien renovable en sus oficinas para el 2025, así como lanzar productos de carbono neutro para el 2030. Dentro de este plan se engloba una campaña en colaboración con Conservation International para proteger un millón de árboles, y el lanzamiento de la línea de ropa Kanagawa Wave, producida con plásticos reciclados del océano.

La defensa de la naturaleza se ha convertido en un objetivo prioritario de los gigantes del sector. También esta semana Apple presentó su nuevo iMac, construido con una carcasa de aluminio con bajo contenido de carbono y estaño cien por cien reciclado en la soldadura de su placa lógica principal. La fibra de madera del embalaje se recicla o procede de bosques gestionados de forma responsable; y los imanes de los altavoces, el motor del ventilador y el conector de alimentación están fabricados con elementos de tierras raras totalmente reciclados. La compañía de la manzana planea para el 2030 tener un impacto climático neto cero en todo el negocio, lo que incluye las cadenas de suministro de fabricación y todos los ciclos de vida de los productos. Esto significa que todos los dispositivos Apple vendidos, desde la fabricación de componentes, el ensamblaje, el transporte, el uso por parte del cliente, la carga... hasta el reciclaje y la recuperación de materiales serán cien por cien neutros en carbono.