Subir la persiana en WhatsApp

La famosa aplicación ofrece a los negocios una herramienta para potenciar el comerci electrónico. Este sistema se está convirtiendo en un referente de la industria minorista


WhatsApp lleva ya un tiempo mirando con cierta ojeriza a su hermano asiático. WeChat, rey absoluto de las comunicaciones (y de mucho más) en China, se ha convertido en el espejo en el que se quiere mirar la aplicación de mensajería instantánea americana. Porque esta aplicación aglutina en un mismo espacio los canales de comunicación (como los que ofrece WhatsApp), una plataforma para realizar todo tipo de transacciones económicas y contenidos multimedia. WeChat es, para entenderlo mejor, el equivalente a amalgamar en un solo lugar Facebook, WhatsApp, TikTok, Instagram o incluso Bizum.

Eso sí, al analizar lo que hay detrás de WeChat no se debe caer en el buenismo. Porque esta app está sometida a una gran vigilancia por parte del Gobierno chino. Es más, cualquier dato que se introduzca en el sistema puede llegar a ser utilizado contra los usuarios.

Polémicas aparte. Las cifras de WeChat permiten entender por qué tantos intentan replicar su modelo. Su tráfico diario asciende a los 100 millones de llamadas y su cifra de usuarios supera los 1.200 millones.

Y con estas cifras sobre la mesa, Mark Zuckerberg lleva ya un tiempo intentando dar un nuevo impulso a la versión occidental. Desde que el dueño de Facebook incorporó Whatsapp a su catálogo de negocios, no ha parado de buscar nuevas funcionalidades para potenciar a su criatura. La red social quiere ser mucho más que una mera plataforma de intercambio de mensajes.

Y con este objetivo por bandera, WhatsApp se ha lanzado a la conquista de las empresas. Ya lo dice el refranero popular: la ocasión la pintan calva. Y el covid es el momento oportuno para brindar a los más pequeños de la economía una herramienta que les permita subir la persiana de manera digital.

Con este objetivo nació WhatsApp Business, una herramienta que, aunque llegó a nuestro país en el 2018, es ahora cuando se está convirtiendo en un referente de la industria minorista y del comercio electrónico.

Las pymes pueden encontrar en esta aplicación un interesante canal para llegar a mucha más gente. Y es que, según un estudio de Kantar, en España el uso de esta aplicación creció un 76 % tras decretarse el estado de alarma. Con estos números, muchos no se lo han pensado dos veces. WhatsApp Business ya ha permitido a un gran número de compañías digitalizarse en tiempos de pandemia. «Tiene todo el potencial para consolidarse como una herramienta que permite establecer un contacto directo entre un usuario y la atención al cliente de su marca favorita. De esta forma, el usuario no tendrá que contactar con ella por correo electrónico o por teléfono, y se conseguirá la cercanía y proximidad que las marcas buscan», explica Nil García, experto en márketing y profesor de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Pero, ¿qué ofrece la aplicación a los negocios? Los comercios pueden subir sus productos directamente a WhatsApp, promoviendo así su propio comercio electrónico. Además, los de Zuckerberg ya están manos a la obra para habilitar un sistema de pagos que permita a los clientes comprar directamente en su sistema y a los comercios recibir el pago sin necesidad de contar con mayores infraestructuras.

Pero WhatsApp Business es mucho más que un mero comercio digital. Permite incorporar en el día a día de la compañía -en los tiques, como sistema de promoción, en el catálogo...- los códigos QR, ese sistema que tanto impulso han conseguido en los últimos meses por el coronavirus.

También proporciona a los clientes de los negocios todo tipo de información útil como la dirección del negocio físico, la web o los métodos de comunicación. La app en sí misma es una fórmula de comunicación, ya que se puede usar para recibir y enviar mensajes. Y con todos estos datos, el sistema facilitará a las empresas toda clase de estadísticas sobre la lectura de mensajes para orientar las estrategias de atención al público y las comerciales. De hecho, tal y como explica el profesor de la UOC, a pesar de las funcionalidades propias de un mercado electrónico, el principal punto fuerte de WhatsApp Business es el de automatizar, organizar y responder rápidamente los mensajes.

Las cifras hablan por sí solas. Cada día, más de 175 millones de personas envían mensajes a una cuenta de WhatsApp Business, convirtiendo a esta herramienta en una alternativa al correo electrónico o al servicio telefónico de atención al cliente: «No cabe duda de que, si esta herramienta se sigue desarrollando bien e implementando en la mayoría de empresas de comercio electrónico como forma de contacto, la consolidación de esta app marcará un antes y un después en la industria minorista y el comercio electrónico», sentencia Nil García.

Los datos como moneda

La descarga de WhatsApp puede parecer, a priori, gratuita. Pero nada más lejos de la realidad. Advierte el experto de la UOC que, aunque a corto plazo, la empresa no tenga previsto incorporar publicidad en su plataforma, las últimas actualizaciones abren la puerta a ello. «Cuando descargamos una aplicación, no pensamos en los costes que hay detrás de servidores o personal, pero lo cierto es que en muchas ocasiones acabamos pagando su valor con nuestros datos o metadatos», resumen.

Aumentar la productividad de los empleados con gestión de proyectos

S. C.

La tecnología en general (y las aplicaciones en particular) pueden ser el mejor aliado para mejorar la productividad de los trabajadores. De hecho, en el mercado existen un sinfín de opciones dedicadas casi exclusivamente a esto. Asana es una de ellas. Esta app, fundada por dos antiguos directivos de Facebook, tiene todo lo necesario para convertirse en el mejor organizador de una empresa. Con esta aplicación, los empresarios pueden realizar proyectos desde el principio hasta el final. Así, permite crear todas las tareas que hay que hacer a lo largo del día (o de la semana o del mes), explicar en qué consisten y asignarlas a uno o varios trabajadores. Pero no quedan ahí las funcionalidades, porque también permite crear recordatorios y realizar búsquedas avanzadas de las actividades asignadas a lo largo del tiempo. Permite también marcar una tarea como a la espera de que se complete otra. De esta forma, una vez que se complete el primer objetivo, la persona que estaba esperando para poder hacer el segundo recibirá una notificación. También se pueden crear líneas temporales para ir avanzando en el proyecto cumpliendo con los plazos establecidos.

Asana -cuya versión más sencilla es gratuita- es una gran opción para tener organizada a la plantilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Subir la persiana en WhatsApp