Inelsa lleva su instalación fotovoltaica a 21 centros educativos de Alicante

El dispositivo montado por la empresa de Sanxenxo permitirá reducir en 250 toneladas las emisiones de CO2 a la atmósfera, equivalente a 9.000 árboles por año


Inelsa, una de las empresas líderes de su sector en Galicia y con base en Sanxenxo, se está encargando de la instalación fotovoltaica en 21 centros educativos pertenecientes al municipio de Alicante. El consistorio alicantino lanzó el año pasado el concurso público para realizar instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo, destinadas al suministro de energía eléctrica de diversos centros educativos de la ciudad.

La empresa sanxenxina es pionera desde finales del siglo XX en el campo de este tipo de energía y cuenta con clasificación oficial específica para realizar esta clase de instalaciones en el Registro Oficial de Licitadores y Empresas Clasificadoras del Estado.

El Gobierno local alicantino seleccionó 21 centros educativos de su municipio atendiendo a sus características, con el fin de mejorar su política energética y de sostenibilidad ambiental. Según explicaron desde Inelsa, las instalaciones «fueron diseñadas acorde a las necesidades energéticas y características arquitectónicas de cada centro». Esto supuso un reto para el equipo de ingeniería de Inelsa, que tuvo que combinar diferentes tecnologías de instalación.

Además, el departamento de I+D+i de la firma sanxenxina desarrolló una plataforma personalizada para la monitorización en remoto de cada instalación para que alumnos, docentes y personal de cada centro educativo puedan comprobar, en tiempo real, cómo se aprovecha la energía generada y su contribución a la sostenibilidad ambiental.

La mayoría de los centros escolares ya están experimentando las ventajas del autoconsumo de origen renovable. Este mes está previsto que Inelsa termine las instalaciones en todos los colegios e institutos seleccionados, con un notable adelanto sobre el plazo de instalación.

Cuando remate este operativo, se habrá instalado la energía eléctrica fotovoltaica suficiente para disminuir en 250 toneladas las emisiones de CO2 a la atmósfera, que equivalen a nueve mil árboles por año. Desde la compañía de Sanxenxo recalcan que todo este programa se lleva a cabo «con personal propio altamente cualificado con amplia experiencia en este tipo de instalaciones y desplazado desde Galicia».

Ejemplo para el futuro

Con estas instalaciones fotovoltaicas sobre las cubiertas de los centros educativos de Alicante se busca un triple objetivo. Por un lado, está reducir el gasto energético, buscando lograr la autosuficiencia energética durante las horas lectivas. Por el otro, se quiere aumentar la sostenibilidad ambiental, disminuyendo las emisiones de dióxido de carbono. En tercer lugar, se busca concienciar a las nuevas generaciones en el uso de energías de origen renovables, «sirviendo de ejemplo y mostrando en tiempo real a través de monitores de forma gráfica e intuitiva cómo se aprovecha la energía generada por los paneles».

Este proyecto en Alicante se suma a otros que Inelsa desarrolló en Galicia y el resto de España a lo largo del año pasado en diversos ámbitos, en sectores como el agropecuario, servicios, industrial o residencial. A pesar de las circunstancias adversas del 2020 a nivel mundial por causa de la pandemia, Inelsa ha realizado más de 300 megavatios de instalaciones fotovoltaicas en grandes plantas situadas en Argentina, Panamá, Chile, España y Portugal.

La compañía creó una plataforma para que los alumnos puedan comprobar cómo se aprovecha la energía generada

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Inelsa lleva su instalación fotovoltaica a 21 centros educativos de Alicante