Llega a Galicia un nuevo modelo de residencia que imita al hogar

Raiola Residencial acaba de inaugurar un centro para personas mayores centrado en la persona y ya proyecta dos más en otros puntos de la región

Una de las estancias de la residencia Raiola
Una de las estancias de la residencia Raiola

No hay muchos ejemplos en la comunidad gallega, pero hay una nueva forma de vivir la jubilación que se está extendiendo por otros países y que ya tiene nombre anglosajón: cohousing senior. Se trata de un modelo que nació en Dinamarca y que consiste en pequeñas comunidades donde grupos de personas pasan juntos su jubilación

Un modelo intermedio entre este y las residencias convencionales es el que han creado en Raiola y que ya es una realidad en la Residencia O Hórreo de Santiago, que abrió sus puertas el pasado 1 de diciembre. «La persona pasa a ser el centro del trabajo y no el conjunto del centro, como ocurre en las residencias convencionales; esto supone bastantes cambios a nivel de la calidad y la organización de los servicios», afirma su gerente, Marcos Núñez. Según explica, buscan ofrecer un servicio basado en la heterogeneidad. El de Raiola se trata de un sistema pionero en Galicia, basado precisamente en modelos que ya triunfan en países del norte de Europa, como Noruega, Finlandia o Suecia.

Este primer espacio abrió hace 27 días y en él ya residen 16 personas; cuentan con 39 plazas de residencia y 10 de vivienda comunitaria. No obstante, el germen del proyecto nació en el año 2018 y la constitución de la empresa se hizo en plena pandemia del coronavirus, el pasado 1 de abril. Además, la empresa está construyendo otra residencia en Santiago, en la zona de San Marcos; y proyectan otra en Meirás, en Sada, que está en fase de planificación de obra, pero para el que ya tienen la autorización de la Xunta. En estos dos modelos pretenden dar un paso más, gracias a su ubicación en entornos periurbanos y al hecho de que son obras de nueva edificación. De hecho, también es diferente la arquitectura de estas residencias, basadas en la construcción horizontal, de manera que la mayorías de servicios se encuentran en la primera planta. Tampoco es casual su localización: las proyectan en zonas urbanas para evitar que sus moradores no estén aislados; pero tampoco dentro de las ciudades, para tener espacios abiertos disponibles.

Residencia Raiola
Residencia Raiola

Detrás de esta nueva forma de vida están dos grupos de inversores: por una parte, Fomento de Iniciativas Empresariales, que participa al 50 %, y por otra pequeños inversores, personas que llevan trabajando en el mundo asistencia y social más de 20 años. Su gestión es cien por cien privada y los precios oscilan desde los 1.210 euros mensuales hasta los 2.000 euros, en función de los servicios.

«Para nosotros es muy importante el ambiente que se vive dentro de la residencia, buscamos modelos que se parezcan lo más posible a un hogar», destaca Núñez. Así, las residencias se estructuran en unidades de convivencia de no más de veinte personas con las mismas afinidades, en vez de organizar a los usuarios según su grado de dependencia. En este sentido, también destaca una forma de trabajar diferente, que explica el gerente de Raiola: «No nos fijamos tanto en las capacidades que la persona ha perdido, sino en las que tiene preservadas y las potenciamos».

Este modelo de residencia-hogar requiere también un personal muy específico: «Apostamos por empleos indefinidos y que tengan la menor rotación posible para que puedan conocer a las personas que cuidamos», explica Núñez, que destaca además la intensidad de la formación que reciben los trabajadores. Actualmente tienen 15 empleados en la residencia que tienen abierta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Llega a Galicia un nuevo modelo de residencia que imita al hogar