Humberto Arnés: «Podemos ser un polo de atracción de inversiones»

G. Vázquez REDACCIÓN / LA VOZ

MERCADOS

Arnés es el director general de Farmaindustria desde el 2001
Arnés es el director general de Farmaindustria desde el 2001

El director general de Farmaindustria reivindica su papel clave como dinamizador de una economía castigada por la crisis. Un sector que crea empleo, que se ha metido de lleno en el reto de la vacuna contra el covid y que ha mantenido el suministro de medicamentos en lo más duro de la pandemia

20 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Lleva casi dos décadas al frente de Farmaindustria y de esta situación sin precedentes asegura haber obtenido importantes enseñanzas. Humberto Arnés pone el foco en la importancia del sector farmacéutico español desde el punto de vista investigador, pero también como motor de la economía.

—¿Cómo diría que ha respondido el sector ante el covid-19?

—La respuesta de la industria farmacéutica en España está siendo encomiable. Primero fue crítico garantizar el suministro de medicamentos, en los momentos más duros de la crisis. Las compañías hicieron un gran esfuerzo tanto en producción como en importación para que ningún paciente se viera privado de su medicamento, y se consiguió. Segundo, España está teniendo un papel protagonista en ensayos clínicos de tratamientos contra el covid-19. Somos el primer país en Europa en número de ensayos y participamos directamente en una de las vacunas más adelantadas. Casi una veintena de compañías asentadas en España, nacionales y multinacionales, forman parte de estas investigaciones. Hay incluso compañías españolas que participarán también en la producción de al menos dos de las vacunas.

—Pero habrán sido unos meses de retos multiplicados.

—Nuestro compromiso desde el inicio de la pandemia fue volcarnos en el hallazgo cuanto antes de un tratamiento, y evitar problemas de suministro de todo tipo de medicamentos. El objetivo era que ningún paciente se quedara sin su medicación: ni los que estaban ingresados por coronavirus y necesitaban medicamentos esenciales, ni los 25 millones de personas en España que toman al menos un fármaco al día. Y el objetivo se consiguió, en colaboración con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios y el resto de agentes. Junto a ello, se ha trabajado también con la AEMPS, investigadores y pacientes para normalizar los ensayos clínicos en marcha de patologías no covid, dado que la crisis ponía en riesgo su continuidad.

—¿En qué se debe mejorar?

—La crisis ha mostrado el riesgo que supone una dependencia excesiva de países asiáticos en la fabricación de principios activos y medicamentos maduros. En Europa, y también en España, estos medicamentos son sometidos a continuas bajadas de precios, lo que hace que muchos deslocalicen su producción para abaratar costes. Hay que recordar que en España la mitad de los medicamentos que se dispensan en las farmacéuticas cuestan menos de 3,5 euros. Autoridades europeas y españolas se plantean si esa dependencia está siendo excesiva, sobre todo en el caso de medicamentos que, aun siendo veteranos, siguen siendo estratégicos. Tendría sentido estudiar medidas para recuperar parte de la producción de estos principios activos y medicamentos estratégicos. Reforzaríamos así nuestro tejido productivo, lo que implica empleo y exportación, y nos protegeríamos mejor ante futuras crisis.

—¿Cómo se plantean este escenario en el que no sabemos cuánto tiempo vamos a tener que convivir con el covid?

—Debemos ver las enseñanzas de esta tragedia y hacerlo en términos de oportunidad. España tiene que reforzar su sistema sanitario y reactivar una economía muy castigada por la crisis. En la investigación biomédica y la industria que la lidera nuestro país tiene un sector estratégico, líder en producción y exportación de alta tecnología, en empleo de calidad y en inversión en I+D llamado a contribuir al impulso del país desde tres ámbitos estrechamente ligados: el sanitario, el económico y el social. Trabajando juntos en una estrategia adecuada que aproveche el liderazgo de nuestro país en investigación clínica podemos convertirnos en un verdadero polo internacional de atracción de inversiones en el campo biomédico. 

«Debemos ver las enseñanzas de la tragedia del covid-19 y hacerlo en términos de oportunidad»

—Siempre insiste en que esta industria es clave en la recuperación.

—La crisis nos está mostrando con claridad que no hay economía sin salud, que no hay salud sin medicamentos y que no hay medicamentos sin investigación. El sector farmacéutico es el que lidera la investigación en nuevos medicamentos, y además dinamiza las economías de los países al ayudar a tener modelos productivos más eficientes y competitivos basados en la innovación, la I+D y el conocimiento. España cuenta con un sector farmacéutico sólido y comprometido con el país y se ha convertido en una referencia internacional en investigación. Tenemos que trabajar sobre esas bases para diseñar una estrategia adecuada que haga crecer a España.