El viento, la apuesta renovable de futuro que dice adiós al carbón

La descarbonización abre la puerta a la energía limpia: Endesa se vuelca en el potencial eólico de Galicia. La eléctrica redobla esfuerzos para amortiguar el posible cierre de la central de As Pontes

El objetivo es ambicioso, pero en su consecución se encuentra el futuro del planeta y el futuro de las comunidades locales. No todo es economía, también es un modo de vivir a medio plazo y con la vista puesta en las próximas generaciones. En todo esto el avance hacia una energía limpia y sostenible tiene mucho que decir. Por ello, una compañía como Endesa trabaja en el impulso de la transición hacia un modelo energético sin emisiones. La descarbonización del mix energético y la apuesta por las energías renovables son solo algunos de los pilares de la contribución de la compañía en la lucha contra el cambio climático.

Galicia tiene mucho que ver en todo esto y también una comarca clave en el desarrollo económico. Tras la solicitud de cierre de la central de As Pontes, la compañía ha redoblado sus esfuerzos inversores en el plan estratégico 2020-2022. Un plan que gira en torno al desarrollo sostenible.

Desde que esta central gallega, la mayor de la Península, fue perdiendo paulatinamente competitividad por el elevado precio de los derechos de emisión de CO2 y el abaratamiento del coste del gas, Endesa ha preparado la manera de amortiguar el impacto, tanto económico como social, que podría producir el cierre de una instalación emblemática para la compañía. Y es que el objetivo pasa por reemplazar los 1.400 MW que perdería en el caso de que se concrete ese cierre.

Pendiente todavía de las pruebas de biocombustibles que se van a desarrollar este verano para saber si se podría prolongar la actividad en al menos uno de los cuatro grupos con los que cuenta la térmica, la eléctrica es consciente de que la descarbonización de la economía española y del conjunto de la Unión Europea sucederá en un horizonte cercano. Por este motivo, dentro de plan Futur-e para As Pontes, Endesa ha diseñado un ambicioso paquete de inversiones en Galicia vinculado a la energía eólica, que pretende servir como motor de generación de empleo los próximos años.

El futuro en Galicia

¿Qué sucederá entonces en este camino hacia un futuro de descarbonizado? La idea que maneja la compañía eléctrica es aprovechar un sistema ya existente en la comunidad. Se trata de potenciar las infraestructuras eléctricas existentes en el norte de Galicia. El objetivo pasa también por aprovechar al mismo tiempo la capacidad del tejido empresarial auxiliar vinculado al eólico, que también se consolidó en la zona, para ubicar nuevos parques en el entorno próximo a la localidad de As Pontes, lo que mitigaría la pérdida de puestos de trabajo en la comarca de Ferrolterra. Actualmente esas instalaciones se encuentran en fase de estudio.

Y es que por la energía sostenible, renovable y verde pasan algunas de las grandes soluciones a medio largo plazo. Una energía aliada con el futuro del medio ambiente y como motor de la generación de riqueza en la comunidad gallega. Entre las líneas maestras del plan de Endesa, y como punto estratégico del plan de inversiones de la compañía, está la repotenciación de algunos de los 23 parques eólicos que actualmente tiene en servicio en Galicia. Se trataría de sustituir aerogeneradores de menor potencia por los de última generación para conseguir un incremento de la productividad. La firma también analiza la posibilidad de instalar nuevos parques en otros puntos de Galicia con condiciones para la generación de este tipo de energía limpia.

«Este plan de inversiones está alineado, como no podía ser de otra manera, con la política energética nacional y con el compromiso de alcanzar un mix de generación descarbonizado dentro de la lucha contra el cambio climático», explica el director general territorial noroeste de Endesa, Miguel Temboury, quien agrega: «Endesa fomentará para el desarrollo de los proyectos de renovables la compra de materiales y servicios a empresas locales implantadas en el subsector de renovables, con una importante presencia en la zona de As Pontes», explica.

El covid, muy presente

La pandemia del coronavirus ha marcado un antes y un después en la realidad económica y empresarial. La incidencia de la pandemia ha servido para reactivar los planes de Endesa, que ya ha asegurado que está dispuesta a adelantar su plan de inversiones en renovables para ayudar a mitigar la crisis económica en todo el país. José Bogas, consejero delegado de Endesa, ha confirmado que la intención de la compañía es acelerar las inversiones que tiene previstas en su plan estratégico para este año, además del 2021 y 2022, en el que contempla una inversión de 5.800 millones de euros. Que esta potenciación de la inversión se acabe concretando dependerá, en gran medida, de que se activen los mecanismos regulatorios apropiados.

Al margen de este plan de desarrollo de la energía eólica en Galicia, Endesa, dentro de plan Futur-e para As Pontes, en el caso de que las pruebas con biocombustibles que se realizarán este verano no sean satisfactorias, trabajará para encontrar proyectos industriales que se puedan asentar en los terrenos que actualmente ocupa la central. Una iniciativa que se ha llevado a cabo en Cubillos del Sil donde la eléctrica se encuentra ya en proceso de desmantelamiento de la central de la Compostilla. Allí se ha constituido una mesa con representantes de la compañía, distintas administraciones y un equipo técnico para evaluar ocho ofertas para implantarse sobre esos terrenos.

Aerogeneradores con energía para abastecer a 300.000 hogares

Galicia tiene condiciones idóneas para explotar su potencial eólico. Cuenta además con un alto nivel de cualificación profesional en la materia

Medio centenar de aerogeneradores inaugurados hace 25 años daban el pistoletazo de salida a la carrera de Galicia por posicionarse como un punto geográfico de referencia en la generación de energía eólica. El parque de A Capelada, situado al norte de la provincia de A Coruña, llegaba mucho antes del desarrollo del potente plan de expansión de energías renovables de Endesa y en un momento en el que la térmica de As Pontes se encontraba en pleno rendimiento.

Desde ese parque de cincuenta aerogeneradores de 330 KW de potencia unitaria y con una potencia conjunta de 16,5 MW, la cartera de la compañía se ha multiplicado.

A través de su filial de renovables, Enel Green Power España, Endesa tiene una conjunto de 23 parques repartidos por las cuatro provincias y con una potencia instalada de 564 MW. En el último ejercicio consolidado, donde apenas entraron en operación los últimos parques instalados, el reformado de Pena Ventosa y los de Paradela y Serra das Penas, que en conjunto aportan 64 MW en apenas 31 aerogeneradores, la eléctrica suministró a las red 1.221 GWh de energía limpia por esta vía.

El futuro del viento

El salto cualitativo para la energía eólica en el último cuarto de siglo ha sido notable. De ser un recurso prácticamente residual a ser capaz de abastecer a 300.000 hogares.

«La producción del 2019 se acercó mucho a lo que habíamos previsto, según las estadísticas históricas. Fue, por tanto, un año satisfactorio en este aspecto», detalla Julio Lozano, el responsable de Operación y Mantenimiento del área oeste de Enel Green Power España, quien resalta el potencial de este tipo de energía por la elevada velocidad media del viento. «Galicia tiene unas condiciones muy buenas para el aprovechamiento eólico. Disponemos de muchas horas de viento adecuado para la producción. Es otoño e invierno, las borrascas nos dan viento del suroeste y en verano los anticiclones hacen que sople el nordés. Además, en Galicia tenemos un altísimo nivel de cualificación y experiencia en el capital humano de las empresas que prestan servicios especializados de operación y mantenimiento de parques eólicos», explica.

Las emisiones

El uso de aerogeneradores no solo tiene que ver con la producción de energía limpia. También tiene que ver con las emisiones. O más bien con las reducciones que ayudan en la lucha contra el cambio climático. Solo en el último año, Endesa calcula que sus parques eólicos evitaron que se emitiese a la atmósfera 800.000 toneladas de CO2, uno de los principales gases que está propiciando el cambio climático. Además, su implantación paulatina ha cumplido otra función: la de fijar población en áreas rurales en las que la sangría demográfica era acusada. Los terrenos en los que se asientan los parques en muchas ocasiones son en régimen de alquiler y los propietarios pueden beneficiarse de esa renta y mantener otros usos complementarios, como los ganaderos: «La energía eólica contribuye en cierta medida a fijar empleo en el ámbito rural. Uno de nuestros objetivos es compartir con los residentes en el entorno de nuestros parques y con los propietarios del suelo que ocupan nuestros aerogeneradores parte del valor que creamos. Los arrendamientos de los terrenos contribuyen a ello. También es muy importante que nuestra actividad se desarrolle en absoluta armonía con el medio ambiente. Por eso vamos más allá del cumplimiento de los requisitos legales y lanzamos proyectos que ayudan a ello, como campañas para fomentar la expansión de endemismos de la flora autóctona, cinturones forestales de frondosas, entre muchas otras iniciativas. Por último, la seguridad y la salud de las personas que trabajan con nosotros es la prioridad número uno», sentencia Julio Lozano.

josé manuel mato, alcalde de paradela

«El beneficio para los propietarios de los terrenos donde se ubica el parque es doble»

Serra das Penas y Paradela, ambos en la provincia de Lugo, han sido los últimos parques eólicos que Endesa ha puesto en servicio. En el caso de Paradela, el concello ejerce como copropietario con una participación en la instalación del 10 %. «El beneficio es doble para los propietarios de los terrenos donde se ubica el parque», asegura el alcalde de esta localidad José Manuel Mato.

El regidor apunta a la riqueza que genera la instalación, pero también a la mejora de las infraestructuras. «Por un lado perciben una renta por tener los aerogeneradores y, por el otro, se han habilitado nuevos caminos de paso que les permite llegar de una forma más cómoda a sus fincas», resume Mato.

En otro sentido, las instalaciones han repercutido en las arcas municipales. Paradela han visto cómo se incrementaban sus cuentas en un 15%. «A nivel fiscal nos ha aportado un crecimiento del presupuesto de cerca de unos 300.000 euros anuales, lo que para un concello que tenía 1,6 millones en total es una cantidad realmente significativa que sirve para elevar la calidad de vida de los vecinos, recalca. José Manuel Mato prevé además que los visitantes del municipio crezcan: «Como fruto del acuerdo respecto al parque de Serra das Penas, se está ejecutando una actuación que servirá para favorecer el atractivo turístico de nuestra localidad, como es la habilitación de una ruta de senderismo junto al embalse de Belesar, que comenzará en los alrededores del espacio Ruxidoira-Loio y llegará a la plaza de Aldosende, con una longitud de 16 kilómetros en paralelo al río Miño. Un paraje de una belleza que merece la pena visitar».

José Manuel Mato indica además que la colaboración con la compañía también le ha servido para realizar mejoras en la conservación del patrimonio, en el alumbrado del término municipal, sustituyéndolo por uno de bajo consumo, y en la potabilizadora.

Votación
17 votos
Tags
Comentarios

El viento, la apuesta renovable de futuro que dice adiós al carbón