Vislumbramos una recuperación en V del mercado inmobiliario


Subdirector general de Unión de Crédito Inmobiliario

En estos días se suceden las comparaciones del momento actual con la crisis del año 2008, pero tienen muy poco en común. Si buscamos una palabra para definir a la actual situación de crisis esta sería coyuntural y, como todos sabemos, su detonante fue el covid-19. En el 2008, sin embargo, confluyeron una crisis económica mundial, falta de liquidez en el mercado, bajadas importantes de precio en el inmobiliario, pérdida de confianza entre entidades y un importante incremento de la morosidad; ahora no se da ninguno de estos factores.

Esta diferencia no significa que el mercado vaya a recuperar su velocidad de crucero fácilmente. La recuperación de las empresas en ERTE y la creación de empleo serán claves para volver al ritmo de los dos primeros meses del año. Igualmente, incentivar el consumo con fórmulas que favorezcan la compra de vehículos, casas o el comercio minorista será esencial para una evolución positiva.

En estos momentos estamos ante una clara recuperación del mercado, puesto que veníamos de caídas radicales en todos los sectores. En el caso del inmobiliario, la perspectiva se ha vuelto más optimista a medida que han avanzado las fases de la desescalada. Desde UCI y nuestra área de desarrollo profesional, SIRA, hemos realizado el Barómetro Inmobiliario ? El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios, que muestra una tendencia a la estabilización en el cierre de operaciones, tras importantes caídas durante el período de confinamiento que, por otra parte, ha sido lógico estando todos encerrados en casa.

En concreto, esperamos que la curva de recuperación del sector inmobiliario refleje una «V» a diferencia de pronósticos que aseguran recuperaciones en forma de «U» o «L». Aunque es pronto para hacer una valoración y dependerá de factores como el ritmo de recuperación del mercado laboral o la no existencia de rebrotes, nuestra previsión es que, a cierre del año, el número de transacciones sea en torno a un 10% menos que en 2019, teniendo en cuenta 3 meses con una actividad bajo mínimos.

Como en otros sectores, las tendencias inmobiliarias se han visto afectadas por la situación vivida con esta pandemia. Hay personas que se han dado cuenta de que no les gustaba la casa donde vivían y ahora buscan alejarse de las grandes urbes para tener una vivienda más grande, con jardín o rodeada de espacios verdes. Otras, debido a la implementación del teletrabajo o la flexibilización de horarios, se plantean cambios que eran inviables por cuestiones de movilidad. Ahora bien, estas alternativas no sustituyen a la demanda existente en el centro de las grandes ciudades, que siempre tendrán su público.

Sobre el precio de la vivienda, vemos una tendencia a la estabilidad o ligera bajada, tanto en Galicia como en el conjunto del país. Aunque puntualmente se podrán encontrar buenas oportunidades de compra en el caso de vendedores que tengan prisa por vender o necesidad de liquidez inmediata. Respecto a las hipotecas, la evolución dependerá también del acceso a liquidez, que los tipos se mantengan en los bajos niveles o que se recupere el mercado laboral. Si todas las personas que están en ERTE vuelven a incorporarse a su trabajo, todo habrá sido un mal sueño, y la concesión de hipotecas reflejará una clara recuperación, aunque seguiremos necesitando fórmulas para facilitar el acceso de los jóvenes a la vivienda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Vislumbramos una recuperación en V del mercado inmobiliario