Las dos caras de la crisis: gastar o acumular dinero

Mientras el 36 % de ciudadanos se vieron obligados durante la cuarentena a tirar de la hucha por necesidad, la tasa de ahorro de las familias ha aumentado un 35 %


La pandemia ha modificado muchas pautas, también las de conducta. El comportamiento de los españoles durante el confinamiento en materia de gasto ha disminuido a lo imprescindible. Viajes, restaurantes, combustible o el ocio en general, se han visto reducidos a la nada, lo que se tradujo en un aumento, de hasta un 35%, en la tasa de ahorro de las familias, según recoge un informe elaborado por Eulen Hermes. Porque la propensión del ciudadano medio ante circunstancias inciertas es disponer de remanente ante los imprevistos que pueda traer aparejada la incertidumbre por el frenazo que ha experimentado una buena parte de la actividad económica durante la crisis sanitaria. Pero casi en igual porcentaje, el 36 % de los españoles, se han visto obligados a tirar de la hucha y usar los ahorros disponibles para hacer frente a los gastos durante el primer mes de confinamiento, según un estudio internacional realizado por Open Evidence, una spin-off de la Universidad Oberta de Cataluña. La lectura en ambos casos es temor y una visión negativa del futuro.

El Banco de España también ha puesto cifras al ahorro: El dinero de los hogares en cuentas y depósitos creció en 10.000 millones durante el confinamiento, lo que se traduce en un incremento del 6,5 % en el mes de abril con respecto al mismo mes de un año antes, hasta alcanzar los 872.200 millones de euros. Una decisión que no se atribuye únicamente a los ciudadanos, sino que la práctica se traslada también a las empresas. Los depósitos delas compañías se situaron en el mismo mes analizado por el Banco de España en los 275.700 millones, también un 11,3 % por encima de los registros de un año antes.

Particulares y empresas

El cómputo global arroja que el ahorro de hogares y empresas residentes en España aumentó un 2,04 %, hasta 1,147 billones de euros, unos 23.000 millones por encima de la comparativa interanual.

En épocas de crisis, como la actual, suele ser habitual que las familias se vuelvan más conservadoras sobre las decisiones de gasto ante el temor por lo que pueda suceder en el futuro. Ya ocurrió entre los años 2010 y 2013. En esta ocasión, además, esta realidad se ha visto condicionada por un confinamiento que no ha permitido realizar prácticamente ningún gasto en cuanto a compras diarias -más allá de las de alimentación o sanitarias-.

Si el grueso de ahorradores que optan por el depósito a la espera de cómo se clarifique el futuro es importante, no lo es menos el porcentaje de ciudadanos que literalmente se ha visto obligado a desprenderse de toda o parte de la hucha para hacer frente a la situación derivada de la pandemia. Se trataría del grueso de población que, como consecuencia del parón de la actividad, literalmente ha pasado a engrosar las listas del paro o redujo sus ingresos a causa de un ERTE.

La investigación de Open Evidence ha incluido también a Italia y Reino Unido en su análisis sobre el gasto de ahorros. El porcentaje de Italia es muy similar al de España, un 37 %. Sí se observa una importante diferencia con el Reino Unido, donde la proporción de hogares que recurrieron a sus ahorros es del 22 %, más de quince puntos por debajo en relación a los dos países mediterráneos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las dos caras de la crisis: gastar o acumular dinero