El catálogo se traslada al mundo digital

MERCADOS

Casi la mitad de los usuarios que visitan alguna tienda digital lo hace con el único objetivo de consultar los precios de los productos y sin intención de realizar ninguna adquisición

28 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El comercio electrónico se erigió como uno de los grandes vencedores en las últimas semanas. Mientras el coronavirus obligaba a las tiendas más tradicionales a bajar la persiana, aquellos que contaban con presencie en el vasto mundo digital veían mermar sus cuentas a un ritmo mucho más bajo del que experimentaron aquellos que no habían dado el salto. Pero lo cierto es que, a pesar del coronavirus, la experiencia de compra tradicional sigue manteniendo un amplio círculo de adeptos.

El salto dado por las tiendas digitales es importante, pero todavía tienen deberes por hacer. Lo demuestran estudios como el presentado la semana pasada por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc) y Google Marketing Insights. Según este informe -titulado ¿Cómo competir en e-commerce?-, cuatro de cada diez consumidores que optan por darse una «vuelta» por las tiendas on-line lo hace solo con el objetivo de comparar precios. Su intención de llenar el carrito y cerrar la transacción es baja o incluso nula. Comparar etiquetas y encontrar dónde se encuentra el mejor precio es una tarea que, hasta el despegue de Internet, requería de tiempo y un gran esfuerzo. Pero las cosas han cambiado. A golpe de clic -o incluso echando mano de herramientas pensadas precisamente para la ardua tarea- los ciudadanos pueden topar en pocos minutos dónde se encuentra el precio más competitivo. Pero la realidad es que muchos acaban llevando a cabo la compra final en los comercios más tradicionales: los físicos..

Navegar por las páginas web de las tiendas también se ha convertido en una actividad casi de ocio. Porque un 22 % de los españoles admiten pasearse por las tiendas digitales solamente para ver la oferta de productos.