Eduardo Barrachina: «En la exportación, a veces echamos en falta más coordinación entre las empresas gallegas»

El presidente de la Cámara de Comercio de España en el Reino Unido, un organismo con 135 años de historia, habla sobre los retos que suponen el «brexit» y la crisis del coronavirus


Está al frente de una institución con 135 años de historia en Londres. «Ninguna otra tiene el mismo grado de conocimiento del mercado británico», presume Eduardo Barrachina, el presidente de la Cámara de Comercio de España en el Reino Unido. Un punto de apoyo para las pymes que se reforzará tras la salida efectiva del país de la Unión Europea y del que es socio una cámara gallega, la de A Coruña desde 1965.

-Primero el «brexit» y ahora el covid-19. ¿La tormenta perfecta?

-El covid-19 es una situación extraordinaria. Todas las relaciones comerciales bilaterales entre Galicia y el Reino Unido se ven afectadas. No obstante, los productos agroalimentarios españoles siguen llegando. España es el sexto exportador del país. El consumo ahora es por Internet, salvo bienes de primera necesidad. El brexit va a afectar de modo muy desigual a las empresas, si tienen equipos permanentes en el Reino Unido o según los productos que exporten, si estarán sujetos a aranceles (componentes para automóviles y ciertos productos lácteos y de origen animal). Los más afectados serán los bienes perecederos si hay retrasos en puestos fronterizos. Habrá aduanas y eso implica cumplir con nuevos requisitos administrativos. Si no hay acuerdo, el transporte terrestre puede verse muy afectado al principio. Por su situación geográfica, en Galicia pueden beneficiarse del transporte naval y evitar problemas operativos en carretera.

-¿En qué debe centrarse Galicia?

-A Coruña sobresale por su ingente industria textil. Pontevedra y Ourense se conocen cada vez más por sus vinos y la carne de Lugo es muy estimada. Eso sí, nunca será tan fácil exportar como hasta ahora. El brexit cambia para siempre nuestra relación. Pero, las empresas gallegas deben continuar viendo el mercado británico como maduro y rentable. Preocuparse de exportar productos de calidad y forjar relaciones estables. Tienen, además, que encauzar su acción exterior de un modo ordenado por medio de sus cámaras territoriales, su Gobierno autonómico y nosotros. A veces, echamos de menos más coordinación.

El peor cuatrimestre de la exportación

Mila Méndez

La parálisis de la automoción y la hibernación del textil por el covid-19 auguran retrocesos. Diversificar mercados y reforzar el nacional son una alternativa a la dependencia europea

Si hay un mercado que habla de cómo está el mundo ese es el comercio internacional. La exportación fue la tabla de salvación de las empresas gallegas en los peores años de la crisis del 2008. Hoy somos una comunidad exportadora, la sexta del país y la cuarta con mayor superávit en la balanza comercial, pero el coronavirus pinta un escenario con pérdidas que pueden difuminar más de una cuarta parte de las ventas de este primer cuatrimestre, que hasta febrero anotó con un ligero repunte respecto al 2019.

Para comprenderlo, hay que citar el doble talón de Aquiles del sector. Los países europeos son el 77 % de un mercado que en el 2019 alcanzó los 22.197 millones de euros. Francia, Portugal, Italia, el Reino Unido y Alemania concentran el 50 % de la demanda. Pero la dependencia va más allá. De 7.132 las empresas internacionalizadas, cinco se llevan el 43,5 % del pastel, con PSA e Inditex a la cabeza. Con la planta de Balaídos parada desde el 18 de marzo, y con ella la industria auxiliar, y teniendo en cuenta que automóvil y bienes de equipo son el 16,3 % y el 15 % de las exportaciones, el impacto es imaginable. Algo parecido sucede en el textil (el 30 % de las ventas fuera), con las tiendas cerradas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Eduardo Barrachina: «En la exportación, a veces echamos en falta más coordinación entre las empresas gallegas»