Geneaqua, un motor de cambio para la acuicultura que viene

La firma gallega, surgida en el 2012 como una «spin off» de la USC, presta ahora servicios de mejora reproductiva a empresas españolas y foráneas


Redacción / La Voz

El cultivo de peces empezó en Galicia con las truchas, en los años sesenta, pero la primera especie marina fue el rodaballo, casi tres décadas después. En los peces planos es donde mejor se han desarrollado los programas de genética acuícola, por la resistencia a las patologías y al control sexual, lo que ha conllevado esfuerzos importantes. A ello ha contribuido Geneaqua, una spin off de la USC, surgida en el año 2012, pero cuyo germen se remonta tiempo atrás, al grupo de investigación Acuigen, que dirigía Paulino Martínez Portela, catedrático de Genética de la USC. Después de años de trabajo, él y su equipo decidieron trasladar todo aquel conocimiento al sector privado.

 La firma centra su actividad en la provisión de servicios de genética a las empresas acuícolas, para facilitar una mejora de su producción de manera rentable y sostenible, basándose en la aplicación de tecnología genética molecular. «Ayudamos a las empresas acuícolas a seleccionar entre sus reproductores los que posean las mejores características de tasa de crecimiento, conversión del alimento o resistencia a enfermedades, según los intereses de cada compañía», explica Adrián Millán, gerente de Geneaqua, una empresa constituida como sociedad limitada. Según explican sus responsables, la puesta en marcha de programas de cría selectiva ha proporcionado excelente resultados, obteniéndose del 10 al 15 % de ganancia por generación en características claves como el peso y crecimiento.

La facturación de la empresa varía en función del número de proyectos que desarrolle cada año para la industria acuícola, pero oscila entre los 90.000 y los 200.000 euros. Su mercado es global, porque puede trabajar con empresas de cualquier parte del mundo que les envíen muestras biológicas. Aunque también asesora a las firmas que empiezan a criar. Geneaqua desarrolla su actividad con negocios de producción acuícola que ya disponen de sus propios reproductores, y que crían y engordan sus peces. En la actualidad, trabaja con empresas gallegas y españolas, y también del extranjero, en países como Portugal, Grecia, Ecuador, Nicaragua, Túnez o Arabia Saudí. «Nuestra meta a corto plazo es ampliar los servicios que ofrecemos, y utilizar la información genética más reciente, como secuenciación de genomas o mapas genéticos, para diseñar nuevos protocolos a medida», explica Adrián Millán. Según Geneaqua, esto es lo que permitirá a las empresas interesadas desarrollar una mejora genómica de forma integral, incluyendo además del crecimiento, la respuesta a enfermedades y otras características productivas, como el perfil de ácidos grasos o la facilidad de fileteado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Geneaqua, un motor de cambio para la acuicultura que viene