Algoritmos lucenses para saborear la mejor taza de café

El laboratorio tecnológico Himikode ha diseñado una solución para controlar la calidad del sector cafetero, de la heladería artesana e incluso del ocio


Lugo / La Voz

Saborear una buena taza de café es una experiencia en la que intervienen numerosos factores: desde la calidad del grano, el tostador, el tiempo de molienda o la temperatura del agua hasta la iluminación o la música del local en el que se consume. Todo ello, y mucho más, es posible calcularlo y controlarlo gracias a una original y novedosa solución tecnológica basada en algoritmos y desarrollada desde hace año y medio por el laboratorio lucense Himikode. La iniciativa pretende que la industria alimentaria que opera en el canal Horeca tenga garantizada la homogeneidad, trazabilidad y calidad de sus artículos, que el hostelero capte clientes y que los consumidores disfruten de un producto, en este caso café, de calidad.

La solución, HK Smart Food, está teniendo muy buena acogida y la aplican tanto al sector cafetero -en el que cuentan con más de una decena de instalaciones por toda España, de la mano, fundamentalmente, de empresas gallegas-, como a la heladería artesana, hotelería, restauración de autor y ocio (festivales, clubes deportivos). Próximamente intervendrán también en el mundo de la alimentación fresca, concretamente, fruta, batidos y smoothies, donde esperan que su solución de reposición inteligente sea especialmente valorada.

 Al frente de este proyecto, en el que trabajan siete personas, están Noemí Rodríguez, responsable de negocio y cofundadora de Himikode, y Raúl G. Bayón, responsable técnico. Su solución consta de sensores y dispositivos conectados y diseñados por el equipo lucense, que sensoriza todo el proceso del producto hasta que es transformado para su consumo. Cuentan con una plataforma que recibe datos de las máquinas (e incluso emite avisos preventivos sobre mantenimiento o estocaje), que interactúa con la wifi del local (para conocer el perfil del consumidor, edad, gustos, proponerle encuestas y recibir su feedback), que reconoce expresiones faciales... y todo con datos anónimos y según un control ético. «La industria tenía necesidad de conectar con su consumidor real, porque el hostelero conoce al consumidor, pero la industria o marca no, pierde el control sobre su producto, y a la marca le interesa que su producto sea homogéneo», explica Rodríguez. Toda esa valiosa información la recibe tanto la marca como el hostelero, que cuentan así con más herramientas para ser más eficientes, impactar y conquistar a un consumidor cada vez más exigente. De hecho, «garantizamos el retorno de la inversión desde el primer momento».

De este modo, con esta solución han constatado cómo el clima afecta a ciertos consumos, cómo algunos productos, como los helados, son más consumidos por mujeres que hombres, cómo en función del grupo que actúe en un festival se consume más una determinada marca de cerveza que otra… «Son aspectos que se sabían o se intuían, pero ahora podemos cuantificarlos, establecer patrones de consumo y adelantarnos a la demanda, planificando mejor los estocajes, por ejemplo», explican.

Seleccionados en BFFood

El proyecto de Himikode fue una de las ocho iniciativas seleccionadas (de entre las 38 presentadas) para participar en la BFFood, la aceleradora del sector agroalimentario impulsada por la Xunta. De este modo, durante varios meses serán mentorizados por una de las empresas tractoras, Cafés Candelas, y recibirán apoyo de la Xunta para industrializar su proyecto de cara a una implantación masiva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Algoritmos lucenses para saborear la mejor taza de café