Televisores para el 2020 y más allá

El CES de Las Vegas mostró dispositivos más delgados, sin marcos y con nuevas tecnologías como Filmmaker o el MicroLED de Samsung. Hisense quiere plantar cara al OLED con el doble panel LCD


Redacción / La Voz

Thomson, Sharp, Telefunken, Grundig, Blaupunkt, JVC, Sanyo, Philips... ¿Se acuerdan? Eran las marcas de televisores que dominaban en el mercado en los años 70 y 80, pero hoy solo queda su recuerdo. La mayoría acabaron en manos de holdings chinos, taiwaneses e incluso turcos, sus ventas son residuales y en muchos casos lo único que interesaba de ellas es el nombre, para licenciarlo en productos diversos. Por supuesto, ninguna ha tenido la más mínima repercusión en la feria CES de Las Vegas, la gran cita mundial de la tecnología de consumo, que avanzó esta semana las novedades que llegarán a lo largo del año.

Los dos gigantes actuales de los dispositivos de televisión son coreanos: Samsung y LG. Ambos han hecho hincapié en el 8K, una resolución que según Joe Stinziano, director de consumer electronics business de Samsung América, «tiene el poder de transformar nuestra industria. Las pantallas de más de 75 pulgadas son el segmento de mayor crecimiento en el mercado, y precisamente en este segmento la resolución de 8K es lo más importante». Sin embargo, no parece que vaya a ser una opción de compra preferente a corto plazo, por lo menos en los países occidentales, donde la mayoría de las emisiones de televisión en directo ni siquiera alcanzan el 4K. Hay más contenidos con esa definición en las plataformas de streaming, pero todavía falta mucho para el 8K.

 Samsung redobló su apuesta por la tecnología QLED con el modelo Q950, que prácticamente elimina el marco alrededor de la pantalla para crear un ratio panel/cuerpo del televisor de casi el 99 %, el mayor del mercado. «El resultado es una experiencia de visualización aún más inmersiva que elimina los límites entre el televisor y su entorno», explican desde la compañía. Con solo 15 milímetros de grosor, el Q950 puede colocarse en una pared sin que apenas sobresalga.

Otra innovación de Samsung es el MicroLED modular, que ahora llega al hogar: paneles virtualmente sin marcos que se pueden combinar para adaptar el televisor a un espacio específico.

Pero el que se llevó todos los focos fue The Sero (que significa ‘vertical’ en coreano), un televisor que tiene la capacidad de girar en posición horizontal y vertical, al igual que un smartphone o una tableta. Tras su lanzamiento inicial en Corea del Sur el año pasado, lo ofrecerá este año en otros mercados. The Sero conecta con los dispositivos móviles de los usuarios para mostrar contenido de forma natural y fluida en los formatos horizontales tradicionales, pero también en los verticales propios del consumo móvil.

 El futuro es OLED

LG lidera la producción de paneles OLED (diodos orgánicos) y en Las Vegas se constató que muchos fabricantes consideran que es la tecnología de futuro, incluso para monitores de videojuegos como el Acer Predator, de 55 pulgadas. Hasta ahora, uno de los hándicaps que tenía el OLED era que no estaba disponible en tamaños de diagonal pequeños, pero LG anunció un nuevo formato de 48 pulgadas. El modelo OLED48CX «reproduce una calidad de imagen aún más nítida con más de 8 millones de píxeles en la pantalla de 48 pulgadas, comparable a la de un televisor 8K de 96 pulgadas», explicaron desde el gigante asiático.

LG y Panasonic combinan la tecnología OLED con Dolby Vision IQ y el nuevo Filmmaker Mode, respaldado por los principales directores de Hollywood y que ofrece imágenes tal y como estos las habían planteado. Deshabilitando ciertos efectos de edición (como el suavizado de movimiento, la reducción de ruido y nitidez) y, al mismo tiempo, manteniendo perfectamente las relaciones correctas de aspecto, color y velocidad de cuadros, los televisores con Filmmaker Mode (modo de cineasta) replican fielmente la visión original del realizador de la película o serie.

La japonesa Sony es otra de las que más interés han demostrado por el OLED (además de por el 8K), y también presentó un televisor de 48 pulgadas, el A9S, que incorpora el nuevo Ambient Optimization. Se trata de un sensor que capta los objetos y el tamaño de la habitación y adapta la imagen y sonido en consecuencia.

Alternativa desde China

Desde China, Hisense aspira a superar la calidad de imagen de los diodos orgánicos con una propuesta totalmente diferente: dos paneles LCD superpuestos en el mismo televisor. El principal está retroiluminado mediante una matriz de diodos led, una solución denominada FALD (full array local dim), mientras que la función del segundo es filtrar la luz que recibe el anterior. Se conseguiría así un contraste y un espectro de color equiparables a los de los televisores OLED. Este segundo LCD tendría la misma resolución (4K), pero a diferencia del primero sería monocromo.

Hisense también mostró su propuesta para el segmento de los proyectores, muy populares en algunos mercados pero que en España no acaban de despegar, más allá del sector profesional y corporativo. El modelo 100L5 es capaz de proyectar diagonales de 100 pulgadas en una pared o pantalla con resolución 4K. Cuenta con tecnología laser, una lámpara con una duración estimada de 25.000 horas, y el aparato se puede colocar a solo 19 centímetros de la imagen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Televisores para el 2020 y más allá