Seamos realistas: si quieres ir lejos solo podrás hacerlo en avión

El movimiento Fligskam o la vergüenza a volar por el impacto en el clima choca con el auge de la aviación en el mundo. A pesar de las mejoras, los vuelos limpios aún tardarán en llegar


Redacción / La Voz

Quizás Greta Thunberg pueda permitirse el lujo de cruzar el Atlántico en un catamarán. Pero el resto de los mortales perderían sus vacaciones solo en el viaje. En grandes distancias y en conexiones transoceánicas, por mucho que nos empeñemos o nos regodeemos en poses ideológicas, el avión es el único medio de transporte, el único posible. Uno de sus competidores, el ferrocarril de alta velocidad, tiene una serie de ventajas que en realidad son limitadas, aparte de que su uso se reduce a viajes continentales. Mientras que el Shinkansen japonés sigue siendo competitivo incluso en distancias de viaje de más de 900 kilómetros, los AVE al uso en los países europeos como España suelen ser rentables en distancias de viaje de entre 200 y 500 kilómetros, es decir, en trayectos que duran hasta cuatro horas con velocidades punta que como mucho llegan a los 350 por hora.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y accede a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Seamos realistas: si quieres ir lejos solo podrás hacerlo en avión