Tecnología gallega para mitigar el impacto del chorreo de los barcos

Nodosa, Industrias Ferri y Chorro Naval impulsan un programa de modernización ambiental. Ecostreat innova con dos modelos de cabinas para el metal


Pontevedra / La Voz

El ruido de las máquinas y las partículas en suspensión en el aire son dos problemas comunes en los astilleros, que se verán sustancialmente mitigados por las innovadoras cabinas especiales que se desarrollarán al amparo de Ecostreat. Es un programa que cuenta con el respaldo de Conecta Peme, de la Consellería de Industria. Esta iniciativa ambiental utiliza al cien por cien tecnología gallega, con la participación de tres empresas: el astillero Nodosa Shipyard (Marín), Industrias Ferri (Gondomar) y Chorro Naval (Vigo). También colaboran un grupo de investigación de la UVigo, que supervisa el control acústico; Sand of Numbers, que se dedica a la sensorización y automatización; y Serhumano, una oficina técnica que participa en la elaboración de los planos constructivos de los prototipos. Se trata de la puesta en marcha de un sistema ecológico en la actividad del sector del metal y una muestra más del compromiso de las firmas gallegas con el medio ambiente.

El proyecto se inició a finales del 2018, con una proyección plurianual. En el 2019 se realizó el diseño de los prototipos que se aplicarán en el astillero y que se ejecutarán a lo largo del 2020, con la intención de verificar su funcionamiento en casos reales, aprovechando las distintas operaciones de construcción de buques y pintado de naves en las gradas del astillero marinense.

El gerente de Nodosa, Rafael Outeiral, explicó que se han diseñado dos modelos distintos. Por un lado, se encuentra la cabina para el chorreo. Consistirá en un prototipo que podrá ir pegado al casco de las embarcaciones y que reducirá la emisión de partículas al aire. Además, al tratarse de un equipo cerrado, hermético y adherido a la estructura de los buques, se reducirá mucho el ruido percibido en el exterior del recinto. Ambas cuestiones son dos ventajas operativas importantes, porque la mayor parte de los astilleros gallegos se encuentran en puertos dentro de ámbitos urbanos, como es el caso de Marín, donde las instalaciones de Nodosa están a escasos metros de una de las principales calles de la localidad.

El otro prototipo se destinará al pintado de barcos. No podrá ir pegado al casco, porque dejaría marca en las zonas recién pintadas, pero sí se acercará al máximo posible a las embarcaciones, consiguiendo una mejora notable en el impacto ambiental de este trabajo. Outeiral explicó que dado que los problemas causados en estas operaciones son comunes a todos los astilleros, las cabinas podrán ser extensibles al resto del sector en Galicia y en España.

Mayor seguridad

Entre los objetivos ambientales se encuentra la mitigación de las emisiones de polvo y partículas al aire durante el chorreo y el pintado (overspray), además de reducir el impacto acústico.

En el ámbito sociolaboral también se consigue la reducción del grado de peligrosidad del trabajo, sobre todo del chorreo. El proyecto contempla la automatización del proceso, con el empleo de un brazo robotizado. La mitigación de los ruidos mejorará la calidad de vida de los vecinos de los inmuebles próximos y de los propios trabajadores del astillero. También se refuerza la seguridad y la ergonomía de los trabajadores, porque ya no se tendrá que utilizar una guindola con los hombres colgados de una grúa.

Asimismo, se reducen los costes, un factor a tener en cuenta, sin demérito de las condiciones de seguridad de los operarios, que mejoran. Outeiral manifestó que se reducirá el consumo de pintura en cada operación, que podría suponer entre un 5 y un 15 % de ahorro, porque con la aplicación de un sistema de aspiración se evitará que bastante pintura se vaya a la atmósfera. En este sentido, en los chorreos se economizará también abrasivo, porque como su cabina específica va adherida al casco, se recupera y se puede reutilizar. No habrá tampoco que hacer una limpieza tan intensa de abrasivo como actualmente. Además, se abaratan los costes del empleo de la grúa con guindola y se refuerza el grado de automatización, especializando más la mano de obra en estos operativos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Tecnología gallega para mitigar el impacto del chorreo de los barcos