Una isla para asaltar el futuro

China desarrolla nuevas zonas económicas especiales, como la de Hengqin, como alternativa a Hong Kong y Macao para consolidar su imparable crecimiento


Pekín / La Voz

Rascacielos de vidrio y acero, paseos con palmeras frente al mar y varios parques industriales con modernos equipamientos para atraer empresas -especialmente son bienvenidas las extranjeras- es el escenario en que se ha convertido la pequeña isla de Hengqin. Podíamos estar en California, pero estamos en el sur de China, en la costa de la ciudad de Zhuhai.

Hengqin era una isla de pescadores de poco más de 100 km2 hasta que el Gobierno chino la transformó en una pieza clave para el desarrollo de la región. Ha creado una Zona de Libre Comercio para atraer industria tecnológica, farmacéutica, logística, cultural y de entretenimiento. Tiene como ventaja estratégica que se encuentra a escasos 200 metros de Macao. Y es que uno de los objetivos es crear sinergias con la excolonia que, al igual que la vecina Hong Kong, tiene un estatus especial que permite una economía más abierta.

China presume de que el desarrollo urbanístico, que incluye algunos terrenos ganados al mar, ha sido diseñado para combinar zonas verdes con equipamientos. La Zona de Libre Comercio (ZLC) ofrece ventajas fiscales, ayuda financiera, facilidades logísticas y, sobre todo, un entorno comercial abierto para agilizar las transacciones.

Yang Chuan, director del Comité de Administración de la Zona de Libre Comercio, asegura a La Voz que «más de 55.000 empresas ya se han instalado. Muchas de ellas provenientes de Hong Kong y Macao». Intentan atraer talento de las excolonias para crear firmas innovadoras en un entorno en que los costes son menores. Chuan también destaca las buenas comunicaciones de que disfruta la isla, con dos aeropuertos internacionales muy cerca y cuatro puertos de mercancías. «Tenemos aduana propia que opera las 24 horas del día y damos facilidades a las empresas extranjeras para que se establezcan aquí».

Tecnológicas chinas como Xiaomi o empresas punteras en automatizar sus procesos de producción, como el grupo chino By-Health, se han instalado en Hengqin. También se ha creado un hub para promover el comercio y la inversión entre China y los países de habla española y portuguesa: el Parque de Cooperación Económica y Comercial China-América Latina y el Caribe (ALC).

 El sector farmacéutico es prioritario, pero ligado a esta industria hay iniciativas con objetivos políticos como es la creación del parque tecnológico de medicina tradicional china Guangdong-Macao. Son unas mega instalaciones de más de 500.000 metros cuadrados que incluyen un centro de convenciones, hoteles, locales comerciales, espacios para empresas y una incubadora para compañías innovadoras.

Yves Xie, vicepresidente de la entidad, destaca el modelo de colaboración con países de habla portuguesa, como Brasil, Cabo Verde, Mozambique, Timor Oriental o Portugal, con el objeto de abrir nuevos mercados. Las alianzas con empresas locales facilitan la homologación de las medicinas. Pekín intenta utilizar la medicina china tradicional, que asocia a su cultura milenaria, como un elemento de softpower para vender la imagen del país.

 En el 2017 se anunció un acuerdo para crear en España, concretamente en Hospitalet, el centro de referencia para Europa de medicina tradicional china. El proyecto, con una inversión de 80 millones por parte de las autoridades de Pekín, parece paralizado. Yves Xie esquiva el tema y afirma que «han surgido dificultades que lo han retrasado, pero saldrá adelante».

El otro pilar de desarrollo de Hengqin es la industria turística. Han construido el parque acuático más grande del mundo y un complejo tipo Disney para atraer al público familiar, en contraposición a la oferta de juego de los casinos de Macao.

Hengqin es una pieza clave del proyecto de la Zona de la Gran Bahía, que une a Hong Kong y Macao con Zhuhai y otras ciudades del delta del río Perla para crear un área de 70 millones de habitantes. Representa el cambio de modelo de la economía china para pasar de potencia manufacturera a desarrollar servicios y tecnología.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una isla para asaltar el futuro