Luces y sombras en el pulmón de la economía europea

Patricia Baelo BERLÍN / LA VOZ

MERCADOS

Patricia Baelo

Los analistas reclaman al Gobierno alemán un impulso a la inversión pública. Vaticinan que las exportaciones alemanas seguirán contrayéndose el año que viene mientras el consumo interno se mantiene al alza

19 dic 2019 . Actualizado a las 13:19 h.

Tras casi una década de crecimiento sostenido, la locomotora europea está de capa caída. La economía alemana ha escapado por los pelos de la recesión técnica, al cerrar el tercer trimestre con un leve repunte del 0,1 %, y los expertos creen que el frenazo se mantendrá por el momento. «El 2020 también será un año complicado para el país», reconoce el economista Uwe Burkert, que hace hincapié en las luces y sombras que rodean al país.

La razón principal de que el PIB germano haya dejado de crecer es el lastre que ha supuesto la guerra comercial entre China y Estados Unidos para sus exportaciones. Por no hablar del brexit, con el que Alemania ha perdido al Reino Unido como su principal socio comercial dentro de la UE. Las empresas reciben bastantes menos pedidos desde el extranjero, sobre todo las de la automoción y las de los sectores metalúrgico y químico.

 En los primeros nueve meses del año, los ingresos derivados de la exportación de mercancías cayeron un 0,9 %, al pasar de 997.000 millones de euros a 988.000. Es más, la Cámara Alemana de Industria y Comercio ha pronosticado que el batacazo continuará en el 2020. «La coyuntura global está muy debilitada y por eso hay muy pocos impulsos para las exportaciones», explica el presidente del Ifo, Clemens Fuest.