Dimolk cumple 35 años con un ambicioso plan de expansión

El grupo carballés creció de forma exponencial desde el 2012. Pasó de 25 a 111 empleados en siete años y factura en torno a los 60 millones de euros


Este año se cumple el 35º aniversario de la creación del grupo carballés Dimolk. Su fundador fue Camilo Díaz, quien abrió en la capital de Bergantiños un negocio de ventas de vehículos. Empezó la actividad con 5 trabajadores y en la actualidad supera el centenar. Ahora son sus tres hijos, Camilo, Manuel y Marcos, los que capitanean un barco que parece ir viento en popa y a toda vela.

El pasado 24 de octubre, la dirección de la compañía, encabezada por el gerente, Camilo Díaz Molk, inauguró por todo lo alto las nuevas instalaciones de Bértoa (casi 4.000 metros cuadrados) que acogen desde entonces el concesionario Nissan.

Dimolk inició su plan de expansión en el 2012, cuando se incorporó al sector en Santiago, y en el 2018, a través de Tumosa (Peugeot) y Antamotor (Nissan). Para la familia Díaz Molk se abre ahora un nuevo y apasionante escenario: el de convencer al cliente para que compre un vehículo eléctrico: «Apenas gasta un euro cada cien kilómetros», argumenta Camilo Díaz.

También señala que el modelo de trabajo consiste en «formar a los vendedores e informar a los clientes», en lo que el empresario bergantiñán denomina una «labor evangelizadora» en favor del eléctrico. Tiene claro que en los próximos años este segmento «crecerá en Carballo, la Costa da Morte y en Galicia», aunque será el propio mercado el que marque el ritmo de crecimiento. Y aporta un dato interesante: «El parque móvil de Galicia tiene una antigüedad media de 13 años. En España es de 12. Hay mucho margen de mejora».

Pero en el grupo Dimolk ya miran al frente en busca de nuevas experiencias empresariales: «Queremos cerrar proyectos de manera inminente este año. Tenemos que abrir otro punto de posventa, tanto en Peugeot como con Nissan, y consolidar los ya existentes. En Peugeot se harán cosas en la zona de Ferrol. También, con respecto a Peugeot, lo más seguro es que este año lo cerremos representando la marca en toda la provincia», dice el gerente, para quien la prioridad ahora es «consolidar y apuntalar la estructura adquirida con Nissan». Y añade: «Escuchamos nuevos proyectos, pero lo inminente es integrar y consolidar lo que se ha alcanzado».

Que no es poco. El grupo carballés del ámbito de la automoción ha dado un verdadero salto cuantitativo y, sobre todo, cualitativo. Aquellos cinco empleados de mediados de los 80 han dado paso a un grupo empresarial de 25 operarios en el 2009 y 111 trabajadores en la actualidad, repartidos en los concesionarios Dimolk Carballo, Antamotor Carballo, A Coruña y Ferrol, Dimonorte Automóviles Santiago y Turismos Motor en Perillo (A Coruña). La facturación de esta red de casas de ventas de vehículos ronda los 60 millones de euros anuales.

Para la firma con sede social en Carballo la diversificación es una de las claves de su éxito. Comercializa a la vez vehículos de la marca Peugeot y Nissan: «Nissan es una marca muy complementaria de Peugeot. Es curioso, el cliente de Nissan no suele tener el mismo perfil que el de Peugeot porque busca otro tipo de cosas en el coche. Y también había un interés de Nissan por tener una mayor presencia en aquellas zonas en las que no tenía cobertura comercial, como la Costa da Morte», explica Camilo Díaz Molk, quien tiene claro que el presente pasa por posicionarse en el mercado de coches ecológicos: «Nissan es una marca líder en este segmento y Peugeot es un constructor que ofrece un vehículo de calidad impecable en motorizaciones diésel y también gasolina, y que ahora empieza también con el eléctrico».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dimolk cumple 35 años con un ambicioso plan de expansión