Galicia pone en valor su potencia eólica para la transición energética

Xunta y empresas comparten preocupación ante un posible recorte de megavatios al viento para dárselos a la fotovoltaica. Seis nuevos parques, a punto para operar

;
Mesa redonda energías renovables Naturgy Mesa redonda energías renovables Naturgy

La transición energética es imparable. Un calificativo en el que coinciden empresas, analistas y la Administración, y que explica perfectamente el cambio de modelo en el que está inmerso el sector energético hacia un parque de generación más respetuoso con el medio ambiente. De hecho, es también apreciación unánime entre los agentes implicados en este mercado que esa transformación se está realizando a una velocidad mayor de la prevista inicialmente, y en la que se han superado o dejado atrás las expectativas de partida, tal y como subraya Carlos González Samano, responsable de desarrollo de generación de Naturgy.

«No tenemos duda de que la transición energética es imparable y la gran estrella de esa transición va a ser la eólica», afirmó Manuel Pazo, presidente de la Asociación Eólica Gallega, en una jornada que, con el título Las energías renovables en Galicia, radiografía actual y oportunidades, organizaron conjuntamente Naturgy y La Voz de Galicia. En este contexto, la comunidad está especialmente preparada para aprobar con nota este reto, por tradición -llegó a ser la primera española con mayor potencia instalada-, por contar con todo el ciclo productivo, en el que se incluyen desde plantas de grandes componentes hasta firmas auxiliares, y por disponer de unos planes en marcha para la instalación de nuevos parques que han despertado el interés de los inversores.

María Landeira: «En el rural, además de pagar impuestos, con los parques vertebramos el territorio»

Empresas, patronal y Administración también coinciden en que todo ese conglomerado de factores que han llevado a la eólica a liderar las fuentes renovables en el país debe tenerse en cuenta en la futura planificación energética. «Necesitamos un contexto regulatorio, una planificación energética que dé certezas al sector y que se puedan concretar en la convocatoria de nuevas subastas», afirmó el conselleiro de Economía, Francisco Conde.

Las empresas, la patronal eólica y la Xunta no reniegan de la importancia que pueden cobrar otras fuentes de generación, como la fotovoltaica, pero ponen el acento en que, mientras que la industria eólica sustenta miles de empleos en la comunidad, los componentes para producir energía con el sol proceden mayoritariamente del extranjero, principalmente de China.

«Nos preocupa que en el nuevo Penie (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima) se le reste a la eólica para sumarle a la fotovoltaica», aseveró el responsable de desarrollo de generación de Naturgy. El titular autonómico de Economía comparte esa inquietud. «Tenemos que pensar no solo en la generación de megavatios, sino que el eólico es el que genera más empleo y propicia más desarrollo industrial, mientras que la fotovoltaica se nutre de importaciones», advirtió Francisco Conde.

Electrificar la demanda

En cuanto al avance registrado en la cesta de generación, Laureano Álvarez, socio de la división de Energía de Deloitte, sostiene que «hace años era impensable tener este peso de las renovables, pero vamos a ver que seguirá incrementándose. Una de las partes clave de la transición energética es la electrificación de la demanda, que será imparable», sostiene.

Solo en los ocho primeros meses del año, Galicia generó 11,2 millones de megavatios a la hora, 7,1 de los cuales procedieron de las fuentes más respetuosas con el medio ambiente. Ese 63 % del total implica una tasa superior -casi duplica- a la que ha establecido la Unión Europea.

Carlos González explicó que el mix de generación de Naturgy se encuentra plenamente alineado con el proceso de descarbonización de la economía. Así, en el binomio comprendido entre el pasado y presente ejercicios, la compañía ha realizado una inversión de mil millones de euros para obtener mil megavatios con energía eólica y fotovoltaica. «Queremos duplicar la potencia renovable que tenemos en España», anunció. González admitió que existe un clima social favorable para la obtención de electricidad con fuentes de energía respetuosas con el medio ambiente. «No podemos estar ausentes de lo que nos pide la sociedad, pero la transición energética se tiene que hacer contando con el territorio», afirmó, para a renglón seguido añadir que en Galicia existe una buena disposición a acoger proyectos de este tipo.

Francisco Conde: «Recuperar y consolidar el tejido industrial del sector eólico es uno de los retos actuales»

Así lo confirmó también María Landeira, delegada del área de renovables de Naturgy en Galicia, quien se muestra firmemente convencida de que los objetivos que maneja la Unión Europea «son un reto para Galicia desde el punto de vista de la demanda y de integración territorial». En este sentido, explicó que de los mil millones que Naturgy destinó a promover nuevas instalaciones con fuentes renovables, 200 fueron ejecutados en esta comunidad. Este esfuerzo inversor se concretará en la puesta en marcha de seis nuevos parques eólicos en las provincias de A Coruña y Lugo, que sumarán 190 megavatios.

Abanico de profesionales

María Landeira puso el acento en el amplio abanico de profesionales y actividades que implica la construcción de los parques eólicos, desde el diseño, pasando por la multitud de estudios a realizar -entre ellos arqueológicos, geotécnicos y de patrimonio- y por los propios trabajos de ejecución. También alabó la profesionalidad de un gran número de trabajadores especializados en todos los gremios necesarios para acometer los proyectos.

Para la Xunta, liderar ese cambio de modelo productivo, abanderando las fuentes renovables, es «una responsabilidad», debido al potencial que tiene la comunidad. «Tenemos los recursos, el agua, el viento y la madera. Lo importante es que ese proceso de transición energética se haga de forma compatible con el medio ambiente, pero al mismo tiempo favoreciendo la integración social y la territorial», afirmó Francisco Conde.

Carlos González: «Galicia es un ejemplo de que al sector de las renovables se nos trata bien»

El titular de Economía incidió también en la importancia de conservar el entramado industrial ya instalado en la comunidad -con plantas de grandes componentes, entre otros-. «Lo primero que tenemos que hacer es tratar de no perder el tejido que tenemos», aseguró, para advertir de que las inversiones industriales se juegan en un tablero internacional, y que las empresas realizarán sus apuestas económicas en donde tengan certeza de recuperarlas. Por ello, reiteró, coincidiendo con todos los participantes en las jornadas, en la necesidad de que exista una planificación clara y con las directrices precisas para poder aventurar por dónde irán las decisiones políticas para los próximos años.

Ritmo vertiginoso

«El marco regulatorio es fundamental, porque hay que tener en cuenta que el ritmo de instalación de los parques futuros es tres veces mayor que los que hemos hecho en el pasado», afirmó en este sentido el socio de la división de Energía de Deloitte.

El presidente de la Asociación Eólica de Galicia incide en que la electrificación de la economía supone una gran oportunidad para la comunidad, por cuanto cuenta «con unas condiciones fenomenales tanto para la eólica terrestre como para la marina». No obstante, recordó que «en su día tardamos entre cuatro y cinco años en poder implantar 500 megavatios anuales. Volver a empezar cuesta mucho», en alusión al momento de crecimiento que experimenta el sector. Por eso, se sumó al resto de participantes en la mesa al exponer la necesidad de contar con todos los apoyos posibles, «porque la transición va muy rápida». Alertó de que hay más inseguridad jurídica y están próximas a caducar autorizaciones ambientales y para las interconexiones y de ahí su petición de un marco regulatorio claro.

La tecnología flotante abre opciones para la eólica marina en España

España ha rechazado sistemáticamente abrir el debate sobre la conveniencia de explotar la eólica marina en sus costas. Por la calidad del viento, solo dos comunidades, Galicia y Andalucía, estarían en disposición de acoger los parques en el mar, pero el Parlamento gallego se pronunció hace años en contra de esta posibilidad. Era un escenario distinto al actual, en el que la tecnología flotante ha venido a revolucionar el sector y a permitir salvar los frenos existentes hasta este momento, como una plataforma continental que desciende muy rápidamente, y dificultaba el anclaje de las cimentaciones al lecho marino.

«España tiene que abrir un debate sobre si quiere impulsar el desarrollo de la eólica marina, para evaluar en dónde se podría implantar desde el punto de vista de la eficiencia. Ello derivaría en un debate en la comunidad autónoma, porque las tecnologías ahora son distintas a las que había», subrayó el conselleiro de Industria, Francisco Conde.

Por el momento, no obstante, no hay indicios desde el Gobierno central de un interés por aprovechar la fuerza del viento para obtener energía en las costas del país. «Como no hay señales explícitas, los inversores vemos con reservas esa posibilidad», afirmó Carlos González, responsable de desarrollo de generación de Naturgy. No obstante, admitió que su empresa está vigilante ante la evolución de este sector.

Manuel Pazo: «Galicia tiene unas condiciones fenomenales para la eólica terrestre y la marina»

Manuel Pazo, presidente de la Asociación Eólica de Galicia, subraya que hoy en día hay parques instalados a 70 y 100 kilómetros de las costas de los países europeos que han optado por estos recintos, lo que permite convivir sin problemas este tipo de instalaciones con la actividad pesquera.

Repotenciación. El presidente de la Asociación Eólica de Galicia, Manuel Pazo, recuerda que la vida útil de los parques ronda los 25 años. En la comunidad, la mitad de las máquinas tienen más de tres lustros, pero «son robustas y siguen produciendo». No obstante, aseguró que, mientras que el mercado ofrezca una rentabilidad y se establezcan las medidas fiscales adecuadas, se podrá producir la repotenciación de los parques. Este modelo implica el alargamiento de la vida útil de los recintos, sustituyendo los antiguos molinos, de menor capacidad, por muchos menos, pero de una potencia mayor. Naturgy también está analizando los parques que puede incluir en un programa de repotenciación para el período comprendido entre los años 2020 y 2025, «en algunos casos ya en Galicia». El conselleiro de Industria afirma que, en ese mismo período, en la comunidad «puede haber unos 50 parques que hayan finalizado su vida útil, e implican entre 500 y 600 megavatios de potencia que son susceptibles de ser repotenciados». Además de mostrarse favorable a este proceso en el marco de la transición energética, puso el acento además en que, con el aprovechamiento de los emplazamientos actuales para la renovación de los recintos eólicos, se reducirá el canon eólico, que adelgaza en la medida en que disminuye el número de aerogeneradores. Así, en el parque de cabo Vilán la repotenciación permitió que se pasasen de 22 máquinas a 2 y el mencionado tributo autonómico solo se cobra a las operadoras a partir de los tres primeros aerogeneradores.

Beneficios a los vecinos. Tradicionalmente, Galicia ha convivido con los parques eólicos en sus tierras. «La aceptación social tiene que ser un parámetro básico. Si no somos bien recibidos, cogemos el proyecto y nos vamos», afirma el responsable de desarrollo de generación de Naturgy. María Landeira, que conoce bien sobre el terreno el impacto que tienen las instalaciones renovables, es una firme defensora de su actividad, tanto por lo que suponen durante su planteamiento y ejecución, como por los beneficios que dejan a los propietarios. «Fijamos una cantidad dependiendo de la afección, porque no es la misma una cimentación que el vuelo de las palas», explica. Además, aporta cifras concretas de ese impacto económico. Los 190 megavatios en operación hasta el momento han supuesto unos ingresos de alrededor de tres millones de euros a unas 1.800 familias, en concepto de contratos de arrendamiento. «Y vamos a seguir ingresando del orden de un millón de euros al año», afirma.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Galicia pone en valor su potencia eólica para la transición energética