Galicia pone en valor su potencia eólica para la transición energética

MERCADOS

Álex López-BenitoJorge García

Xunta y empresas comparten preocupación ante un posible recorte de megavatios al viento para dárselos a la fotovoltaica. Seis nuevos parques, a punto para operar

10 nov 2019 . Actualizado a las 05:07 h.

La transición energética es imparable. Un calificativo en el que coinciden empresas, analistas y la Administración, y que explica perfectamente el cambio de modelo en el que está inmerso el sector energético hacia un parque de generación más respetuoso con el medio ambiente. De hecho, es también apreciación unánime entre los agentes implicados en este mercado que esa transformación se está realizando a una velocidad mayor de la prevista inicialmente, y en la que se han superado o dejado atrás las expectativas de partida, tal y como subraya Carlos González Samano, responsable de desarrollo de generación de Naturgy.

«No tenemos duda de que la transición energética es imparable y la gran estrella de esa transición va a ser la eólica», afirmó Manuel Pazo, presidente de la Asociación Eólica Gallega, en una jornada que, con el título Las energías renovables en Galicia, radiografía actual y oportunidades, organizaron conjuntamente Naturgy y La Voz de Galicia. En este contexto, la comunidad está especialmente preparada para aprobar con nota este reto, por tradición -llegó a ser la primera española con mayor potencia instalada-, por contar con todo el ciclo productivo, en el que se incluyen desde plantas de grandes componentes hasta firmas auxiliares, y por disponer de unos planes en marcha para la instalación de nuevos parques que han despertado el interés de los inversores.

María Landeira: «En el rural, además de pagar impuestos, con los parques vertebramos el territorio»

Empresas, patronal y Administración también coinciden en que todo ese conglomerado de factores que han llevado a la eólica a liderar las fuentes renovables en el país debe tenerse en cuenta en la futura planificación energética. «Necesitamos un contexto regulatorio, una planificación energética que dé certezas al sector y que se puedan concretar en la convocatoria de nuevas subastas», afirmó el conselleiro de Economía, Francisco Conde.

Las empresas, la patronal eólica y la Xunta no reniegan de la importancia que pueden cobrar otras fuentes de generación, como la fotovoltaica, pero ponen el acento en que, mientras que la industria eólica sustenta miles de empleos en la comunidad, los componentes para producir energía con el sol proceden mayoritariamente del extranjero, principalmente de China.

«Nos preocupa que en el nuevo Penie (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima) se le reste a la eólica para sumarle a la fotovoltaica», aseveró el responsable de desarrollo de generación de Naturgy. El titular autonómico de Economía comparte esa inquietud. «Tenemos que pensar no solo en la generación de megavatios, sino que el eólico es el que genera más empleo y propicia más desarrollo industrial, mientras que la fotovoltaica se nutre de importaciones», advirtió Francisco Conde.

Electrificar la demanda

En cuanto al avance registrado en la cesta de generación, Laureano Álvarez, socio de la división de Energía de Deloitte, sostiene que «hace años era impensable tener este peso de las renovables, pero vamos a ver que seguirá incrementándose. Una de las partes clave de la transición energética es la electrificación de la demanda, que será imparable», sostiene.

CESAR QUIAN

Solo en los ocho primeros meses del año, Galicia generó 11,2 millones de megavatios a la hora, 7,1 de los cuales procedieron de las fuentes más respetuosas con el medio ambiente. Ese 63 % del total implica una tasa superior -casi duplica- a la que ha establecido la Unión Europea.

Carlos González explicó que el mix de generación de Naturgy se encuentra plenamente alineado con el proceso de descarbonización de la economía. Así, en el binomio comprendido entre el pasado y presente ejercicios, la compañía ha realizado una inversión de mil millones de euros para obtener mil megavatios con energía eólica y fotovoltaica. «Queremos duplicar la potencia renovable que tenemos en España», anunció. González admitió que existe un clima social favorable para la obtención de electricidad con fuentes de energía respetuosas con el medio ambiente. «No podemos estar ausentes de lo que nos pide la sociedad, pero la transición energética se tiene que hacer contando con el territorio», afirmó, para a renglón seguido añadir que en Galicia existe una buena disposición a acoger proyectos de este tipo.