La era de los ordenadores atómicos

Julio Sánchez Agrelo MERCADOS

MERCADOS

metamorworks

Hace solo unos días, IBM anunció al mundo que ya tiene listo su primer computador cuántico con fines comerciales. El potencial de esta tecnología es tan vasto que no son pocos los investigadores que sostienen que está llamada a transformar industrias completas y desatar una nueva era de innovación global. Pero no todo son bondades a su alrededor. Muchos de los problemas técnicos asociados a su desarrollo están aún por resolver, lo que abre incógnitas sobre su desembarco en el mercado

06 oct 2019 . Actualizado a las 05:13 h.

Un ordenador cuántico es un ordenador que aprovecha algunas propiedades de la mecánica cuántica para conseguir grandes aumentos de potencia en el procesamiento. Después de muchos años en el papel, y tras décadas de progresos graduales, por fin parece que estas máquinas van a hacerse realidad de manera comercial: IBM anunció hace unos días que tiene listo un ordenador cuántico de propósito comercial; y Google publicó, días después, un artículo asegurando que había alcanzado lo que se ha llamado, con algo de teatralidad, la supremacía cuántica (el punto en el que un ordenador de estas características puede completar un cálculo matemático imposible para el superordenador más poderoso).

Estas máquinas cuánticas revolucionarán la producción de nuevos materiales al permitir hacer simulaciones del comportamiento de la materia a nivel molecular. Fabricantes de coches como Volkswagen y Daimler están usando ordenadores cuánticos para simular la composición química de las baterías de los vehículos eléctricos con el fin de encontrar nuevas formas de mejorar su rendimiento. Las compañías farmacéuticas aprovecharán estos ordenadores para analizar y comparar compuestos que podrían llevar a la creación de nuevos medicamentos. La inteligencia artificial también se beneficiará de la gran potencia de la computación cuántica.

La criptografía y la ciberseguridad que conocemos se verán desafiadas, gracias a su capacidad de descifrar códigos teóricamente indescifrables con las tecnologías actuales, puesto que pueden resolver en minutos cálculos que ahora tardarían en resolverse miles de años. Esto supondría un riesgo para cualquier sistema criptográfico conocido. Algunos analistas de mercado ya prevén un colapso de la criptomoneda más conocida (bitcoin) tras meses de crecimiento espectacular (superior al 250 % en seis meses), y uno de los principales culpables de ello es el ordenador cuántico de Google.