Se acabó la fiesta

Mercedes Mora REDACCIÓN LA VOZ

MERCADOS

Abraldes

Adam Neumann, el creador de WeWork, acaba de paralizar la anunciada salida a Bolsa de la empresa de «coworking» por las dudas generadas alrededor de su modelo de negocio

06 oct 2019 . Actualizado a las 05:16 h.

Acaba de engrosar la lista de esos glamurosos ejecutivos que irrumpen -y disrrumpen- con una inusitada fuerza en el panorama empresarial, parece que se van a comer el mundo, cosechan la admiración -y la envidia- de casi todos, y terminan devorados por el éxito. Su caso recuerda, y mucho, al de Travis Talanick, el cofundador de Uber al que los inversores obligaron a marcharse tras años de excesos; o, incluso, al de Elon Musk, el creador de Tesla, apartado hace ahora poco más de un año de la presidencia de la niña de sus ojos por, entre otras cosas, su célebre incontinencia verbal.

La estrella rutilante venida a menos de la que hablamos no es otra que Adam Neumann (Tel Aviv, 1979), el padre del coworking, el fundador de WeWork, empresa especializada en alquilar y comprar edificios por todo el mundo, transformarlos por dentro y convertirlos en espacios de trabajo compartido. Los accionistas del grupo, el conglomerado japonés SoftBank, la firma de capital riesgo Benchmark Capital y la china Hony Capital, inversores a los que el propio Neumann sedujo en su momento para que le confiasen su dinero, acaban de apartarlo de la gestión. Y eso después de tener que aparcar la anunciada salida a Bolsa de la compañía. Primero parecía que solo durante un tiempo; y luego, definitivamente. O al menos ha dejado de figurar en los planes de futuro a corto y medio plazo.

 Otro unicornio que se desinfla. Y ya van unos cuantos.

Hijo de un matrimonio de médicos, sus padres se divorciaron cuando él aún era pequeño. Se quedó a vivir con su madre. Con ella las mudanzas eran frecuentes. Siempre de aquí para allá. Hasta que en 1990, y después de un breve paso por Estados Unidos, se instalaron en un kibutz, una comuna agrícola en la que ella trabajaba como doctora en Oncología. Cerca de la complicada franja de Gaza.