El empleo en el sector farmacéutico: cualificado y con mayoría de mujeres

Las trabajadoras suponen el 52 % de la plantilla de la industria del medicamento en España. Además, en los comités de dirección la presencia femenina es muy superior a la media del Ibex


Redacción / La Voz

Más de 40.000 empleos directos. La industria farmacéutica crece en España y lo hace apostando por el empleo estable, de calidad y cualificado. En el año 2017 este sector dio trabajo a 40.565 personas, de las que la mayoría son mujeres. Porque una de las características de esta actividad es su creciente feminización. El 52 % de los puestos de trabajo están ocupados por mujeres, lo que supone el doble de la media del sector industrial. En las divisiones más cualificadas, además, la tasa sube. Es decir, en el área de I+D, las mujeres son casi el 64 % de la plantilla, la cifra más alta de todo el tejido productivo de España.

Donde aún no logran romper la barrera del 50 % es en las cúpulas. Aunque se acercan. Los comités de dirección de las compañías farmacéuticas cuentan con un 41 % de mujeres. No es la mitad, pero son 3,4 veces más que la media de las grandes empresas del Ibex 35, con un escaso 12,1 %. Otro dato significativo es quién está al frente de este tipo de empresas. Uno de cada cinco primeros ejecutivos del sector farmacéutico innovador es una mujer, el 21,5 % del total. En las 35 principales empresas que cotizan en el Ibex, la cifra no llega al 6 %.

Una de las características del sector de los laboratorios farmacéuticos es por lo tanto la feminización, pero no es la única. La segunda es la estabilidad. Según las conclusiones de la encuesta de empleo que llevó a cabo la propia patronal, Farmaindustria, más del 94 % de los empleos son de carácter indefinido. En el 2017, la plantilla de estas empresas aumentó en más de un millar de trabajadores, hasta superar los 40.500, pero si se amplía a trabajos indirectos e inducidos, el sector de los medicamentos innovadores da empleo a unas 200.000 empresas en el conjunto de las autonomías.

Más de 41.279 en el 2018

El empleo en este sector crece. Según las previsiones de la industria, en el 2018 las compañías farmacéuticas aumentaron un 1,8 % su plantilla, lo que supone llegar a los 41.279 trabajadores.

Feminización, estabilidad, y en tercer lugar, juventud. Aunque los menores de 30 años son uno de los colectivos que más sufre el desempleo en España, en el sector de la innovación farmacéutica es en este intervalo de edad donde se producen más contrataciones. Una de cada cuatro nuevas vinculaciones se realiza a jóvenes, el 27,8 %. En la práctica esto supone que los menores de 30 años crecieron en el sector un 12,5 % en el 2017. En el 2018 los laboratorios elevaron la ratio a una de cada tres contrataciones, por lo que, según las estimaciones de Farmaindustria, esto supone que el 7 % de la plantilla ya no supera la barrera de los treinta.

Finalmente, la cuarta característica del empleo generado por la industria del medicamento en España es la cualificación, ya que seis de cada diez trabajadores tienen un título universitario. Es lógicamente un ámbito especializado en el que se necesita personal muy específico. Si en la economía española el 42 % de los empleados son titulados universitarios, en estas empresas la tasa sube prácticamente un 50 %, hasta llegar al 62,4 % del total. Dentro de las nuevas contrataciones, siete de cada diez se hacen a personas con estudios universitarios, frente al 10 % del conjunto de la economía española.

Un impulso a la I+D

La cualificación del empleo de la industria farmacéutica se debe a la importancia que la investigación tiene en este campo. Y es que desde que una compañía comienza a investigar una molécula innovadora hasta que el medicamento llega al mercado pueden transcurrir entre 10 y 15 años. Esto supone mucho I+D y mucho personal cualificado. Por eso, aunque la cifra de negocio de las compañías farmacéuticas supone solo el 2,4% del total de la industria española, es el primer sector tanto en investigación llevada a cabo internamente en centros propios de las empresas como en la contratada con terceros, con unos 1.150 millones anuales en total. Uno de cada cinco euros de la inversión total en I+D de la industria española proviene de estos laboratorios, en donde hay 5.000 profesionales dedicados a estas tareas a tiempo completo, el 65 % mujeres.

Investigadoras

La relevancia de la investigación en la industria farmacéutica y el impulso que da este sector al empleo femenino se refleja en un dato: una de cada cuatro investigadoras de la industria española trabajan en compañías farmacéuticas, según la propia memoria del 2018.

El de la farmacia es el ámbito que más invierte en I+D, con más de un 20 % del total de la industria. Está por encima de la automoción, con un 17 %, y es muy superior al de sectores en apariencia altamente innovadores, como el químico o el de los productos informáticos o electrónicos.

Un negocio que crece

El envejecimiento de la población y la aparición de nuevos tratamientos hacen que el sector del medicamento no deje de crecer. Según los datos del Ministerio de Hacienda, recogidos por Farmaindustria, en el 2018 el gasto hospitalario aumentó más del 7 %, y en las oficinas de farmacia casi un 2 %. Esto implica que las ventas totales han crecido en torno a un 4 % en un solo año. Y es que en el 2018 se lanzaron al mercado nacional 283 nuevos medicamentos a través de la oficina de farmacia, de los que 189 son fármacos genéricos; veinte especialidades farmacéuticas publicitarias -no precisan receta y pueden publicitarse-; cuatro contienen un nuevo principio activo; y el resto contienen principios activos o combinaciones ya existentes en el mercado.

Comercio exterior

Es además una de las áreas más fuertes en cuanto a exportación de alta tecnología. En el 2018 se superaron por segunda vez los 11.000 millones de euros, casi el 4 % de las exportaciones totales del país. Pero no es solo cantidad sino calidad, ya que esta cantidad supone el 25 % del total de las exportaciones de productos de alta tecnología, lo que la convierte, junto a la industria aeroespacial, en el área más importante en este ámbito.

¿Y a dónde van los medicamentos que salen de los laboratorios españoles? Fundamentalmente a la UE, y dentro de la Unión, Alemania es el principal destino, seguida de Francia, Italia y Holanda. Irlanda, sin embargo, es el país que experimenta mayor crecimiento, ya que en dos años se ha triplicado la venta de productos farmacéuticos. Un sector, el de la innovación de medicamentos, que no solo genera empleo, sino que crea empleo de alta calidad, muy estable y con presencia mayoritaria de mujeres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El empleo en el sector farmacéutico: cualificado y con mayoría de mujeres