«Los países productores deben diversificar su economía para una transición justa»

M. Cedrón REDACCIÓN / LA VOZ

MERCADOS

Inigo Sierra ISO100FOTO

08 sep 2019 . Actualizado a las 05:17 h.

Un nuevo orden energético ha comenzado a fraguarse en el mundo. El petróleo no va a desaparecer, pero su omnipotente poder va a ir diluyéndose a medida que la revolución tecnológica que ahora sobrevuela sobre el sector energético vaya tocando cada vez más campos hasta hacer realidad el Acuerdo de París. Ante la transición que se está gestando, Mikel González-Eguino, investigador en el Basque Centro for Climate Change (BC3), lanza un mensaje: «Los países productores de combustibles fósiles han de comenzar a diversificar ya sus economías».

-¿Esa misma tarea es la que han de hacer las empresas que dependen de combustibles fósiles?

-Es muy importante tener en cuenta los riesgos que supone el seguir invirtiendo en tecnologías asociadas a combustibles fósiles porque puede ser que en el futuro tanto las empresas como los países se expongan a unos riesgos económicos y financieros que eran innecesarios. Las empresas del petróleo y gas también han de diversificar su cartera de activos para que la transición no afecte ni a su rentabilidad futura y ni a sus trabajadores. Incluso en estos sectores tan directamente afectados es posible aprovechar las oportunidades de la transición energética y no dejar a nadie atrás, pero para ello es necesario comenzar cuanto antes.

-¿Por qué el petróleo comenzará a tener menos influencia a nivel global?

-La motivación clara que está detrás de la futura reducción en la demanda de petróleo es el cambio climático. Los informes científicos existentes al respecto urgen que la economía global se vaya descarbonizando y vaya dejando de depender de los combustibles fósiles para evitar las peores consecuencias de las crisis climatica. Pero también es posible que la revolución tecnológica en el sector transporte puede ayudar a acelerar el proceso. En el caso del carbón y de los países desarrollados, está claro que hay energías renovables que hacen posible producir electricidad con otras tecnologías muy competitivas. Al petróleo puede pasarle algo parecido.

-Para cumplir con París hay que pasar de los 150 hexajulios que se consumen ahora a nivel global a 100 en el horizonte del 2030. ¿Cómo puede cumplirse eso?

-Es necesario que gobiernos y empresas desplieguen políticas que impulsen una movilidad sostenible. Esta puede hacerse con coches más eficientes o bajos en emisiones, aunque una parte muy importante de esta reducción seguramente vendrá de la utilización a gran escala de los coches eléctricos.

-Las grandes compañías petrolíferas ya no quieren denominarse de esa manera. Ahora son empresas energéticas. ¿Es esa otra prueba de que la transición está apretando el acelerador?

-Las empresas de petróleo y gas comienzan a ver que ellas mismas han de hacer una transición en sus modelos de negocio. El Acuerdo de París va a prevalecer, y por eso es importante que empiecen a diversificar su negocio. De la misma forma, los países deberían hacer lo mismo, especialmente aquellos cuya economía depende mucho del petróleo.

-Se refiere a los países de Oriente Medio...

-Sí, pero también hay otros países como Angola, Nigeria, Rusia o Noruega, entre otros, con un porcentaje importante de sus ingresos que proceden de las exportaciones de petróleo. De no abordar una adecuada diversificación de su economía pueden verse en una situación comprometida en el futuro. Esto no va a suceder de la noche a la mañana, pero acabará afectándoles. No hay tiempo que perder. Ni en el cambio climático, ni en la diversificación de estas economías.