La gallega Vazva retoma la ola de la moda del surf

La marca, que llegó a lo más alto y sucumbió con la crisis, recupera su presencia en el mercado con prendas sostenibles. Patrocina el Pantín Classic de surf


Vazva regresa para vestir a su tribu. La comunidad de surferos, aficionados y espectadores que estos días se dan cita en uno de los mejores escenarios para la práctica del surf, el Abanca Galicia Classic Surf Pro, que se está celebrando en la playa de Pantín, a poco más de 20 kilómetros al norte de Ferrol. La marca de ropa deportiva gallega, fundada por Óscar Vales hace 15 años, retorna al espectáculo deportivo más prestigioso de su especialidad en el norte de España y que ya le hizo célebre entre la comunidad de apasionados por cabalgar sobre el mejor pico de las olas.

Regresa a la cresta después de haber recuperado la estabilidad empresarial que a punto estuvo de echar el cierre arrastrada por la caída de ventas que trajo la crisis económica en la versión más virulenta del 2013, recuerda Vales.

Para explicar la remontada que ahora atraviesa la marca gallega, su fundador no elude el yermo camino en el desierto por el que transitó Vazva durante unos años. Recuerda su regreso de California y como apasionado, desde niño, del surf montó la compañía. «En el 2005, esta modalidad deportiva era conocida en Galicia, pero sin desarrollar y decidí montar una tienda -luego vendrían otras- muy potente, abrir una escuela y crear la marca. Teníamos tres líneas de negocio y llegamos a lo más alto. En menos de cuatro años facturábamos más de tres millones de euros». Las tiendas propias vendían todo, patrocinaba acontecimientos deportivos, como el Pantín Classic de entonces, y «potenciábamos estilos de vida saludables».

Pero, «de repente, continúa Óscar Vales, en el 2013 empiezan a caer las ventas en picado, se desploman en todas nuestras tiendas. Cuando estás en lo más álgido, te ves en la nada. Pasamos del cien al cero en minutos, casi en la ruina. Replegamos velas, tuvimos que despedir gente y no fuimos a la quiebra porque la marca gustaba y decidimos aguantar».

La perseverancia, el instinto de supervivencia que se desarrolla tras un fracaso para volver a triunfar hicieron su efecto. Vales decidió compartieron su marca Vazva en tiendas multimarca «y recuperamos poco a poco todo el leñazo que nos habíamos dado». A partir del 2015 empezamos a facturar de nuevo y desde hace dos años saneamos deuda. «A día de hoy volvemos a tener tirón, volvemos a estar en la cresta de la ola, la marca vuelve a pegar fuerte», relata Óscar Vales, con la prudencia de quien ha experimentado el pánico de verse ante el precipicio.

Las cifras le acompañan. Vazva factura ya más de un millón de euros. Vende en Galicia y en el resto de España «y el año próximo mucho más si sale adelante nuestra apuesta internacional, pero con un crecimiento orgánico y sostenible. No quiero pelotazos. Iremos poco a poco», argumenta con un entusiasmo sosegado.

La compañía apuesta por la sostenibilidad en su modelo de negocio, fiel a un público real

El cambio de tendencia en el mercado que ha experimentado Vazva viene potenciado por una filosofía que mantiene desde su origen: «Apostamos todavía más por la sostenibilidad, somos activistas medioambientales. Nos hemos mantenido fieles en nuestro desafío por ser naturales, verdaderos, ofreciendo productos de calidad que duren mucho tiempo para que la gente no tenga que comprar constantemente. No hacemos las cosas pos postureo», matiza. Y entra en otro concepto que forma parte del sello de la marca. Vazva se dirige al consumidor de manera directa, «no hemos caído en esa pequeña trampa de la guerra de los influencer, ni de las redes sociales». Insiste en que «el tema de las redes sociales es mucho bulo y mucha mentira y el cliente está cansado de que le bombardeen todo el día con cosas por Instagram y Facebook». La compañía textil cree en el retail, «en la tienda física de calle, porque va a volver. De hecho, todo el mundo se está empezando a posicionar a nivel físico», asegura Vales

Vazva vuelve a coger la ola. En esta ocasión de la mano de Hijos de Rivera y Abanca, que acaban de firmar con la organización del Pantin Classic un convenio de colaboración para los próximos tres años con el lema de la sostenibilidad por bandera.

«Somos tres empresas gallegas en el evento más grande que se hace en Pantín en toda su historia», concluye.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

La gallega Vazva retoma la ola de la moda del surf