Orden en el universo autónomo

Los Países Bajos lideran una ofensiva para acabar con la precariedad en este sector y proponen una tarifa única de 16 euros la hora por sus servicios, cinco por encima de la del salario mínimo


Bruselas / La Voz

Hay una razón por la que las empresas externalizan actividades y recurren a los autónomos: son más baratos. No importa el sector. En la construcción, la publicidad, los servicios sanitarios, los de transporte o mensajería. Las tarifas de los trabajadores por cuenta propia (sin empleados a cargo), también conocidos como freelance, son cada vez más bajas. La desregulación del mercado laboral, la creciente competitividad y las economías en transición han convertido a estos profesionales en carne de precariedad.

 Lo admite abiertamente el ministro de Asuntos Sociales holandés, Wouter Koolmees, quien quiere enmendar buena parte de las medidas de flexibilidad introducidas en el mercado de trabajo para garantizar unas condiciones dignas a los autónomos. Un estudio reciente encargado por el sindicato CNV señala que el 30 % de estos profesionales en los Países Bajos trabaja más de 40 horas semanales, uno de cada tres no tiene margen para coger vacaciones y el 20 % apenas llega a fin de mes. La situación es más sangrante en algunos sectores como los de mensajería o la prensa. Según la Asociación Holandesa de Periodistas (NVJ), alrededor del 45 % de los freelance no pueden ahorrar para su pensión, de media se quedan sin cobrar 13 horas semanales de trabajo y el 90 % no tiene seguro de desempleo. En cuanto a ingresos, la brecha es enorme. Los autónomos ganan de media unos 36.000 euros brutos menos que sus compañeros asalariados.

 La manga ancha otorgada a los empresarios y la transformación digital de la economía han propiciado la proliferación de este tipo de trabajo. En algunos casos con éxito, pero en muchos otros disfrazando a los empleados regulares con el traje del «falsos autónomos», quienes a menudo no pueden disfrutar de los mismos derechos que los asalariados en materia de pensiones, bajas médicas y desempleo. Con estas condiciones se ven ante el dilema de, o bien aumentar sus tarifas, arriesgando la cartera de clientes, o renunciar a las coberturas sociales mínimas.

Koolmees cree que la situación es injusta e insostenible, tanto para quienes se ven obligados a vivir por debajo del umbral mínimo de subsistencia, como para el futuro de las propias pensiones. Por eso esta semana presentará la nueva Ley de Equilibrio del Mercado Laboral (WAB), en la que se fija una tarifa mínima y obligatoria de 16 euros por cada hora trabajada. «Es necesario porque vemos que hay mucha presión sobre las tarifas, especialmente en la parte inferior», aseguró el socioliberal. Y es que hasta ahora al empresario le compensaba contratar los servicios de un autónomo para evitar las cargas de la Seguridad Social. Pero con la nueva tarifa por encima del salario mínimo de 10,36 euros/hora, el Gobierno pretende desincentivar el trabajo precario, estimular la contratación y garantizar que esos 5,64 euros/hora de diferencia servirán al empleado autónomo para costearse un seguro de invalidez, que pasará a ser obligatorio (como en Francia), con excepciones para el sector agrícola. No es el caso de las afiliaciones a los fondos de pensiones, que serán voluntarias.

Aunque desde España se pueda ver a los Países Bajos como el paraíso de los autónomos, lo cierto es que los sindicatos holandeses no están conformes. Creen que la medida es poco ambiciosa y no ofrece garantías contra la precariedad. Exigen aumentar la tarifa mínima a los 25 euros la hora. El presidente del CNV, Arend van Wijnggaarden, asegura que «con esta propuesta se crean empleados de segunda» y el profesor de Mercado Laboral de la Universidad de Tilburg, Ton Wilthagen, explicó al Financieele Dagblad que «existe el riesgo de que la tasa mínima se convierta inmediatamente en un máximo», convirtiendo los 16 euros/hora en la tasa estándar. Desde algunos sectores se ha pedido al ministro que contemple la posibilidad de conceder cierto margen de maniobra a la prohibición de pactar precios para recuperar convenios colectivos de profesionales independientes con el objetivo de fijar tramos tarifarios dignos. La amenaza de que los 16 euros/hora se convierta en una tarifa única ha levantado en armas a algunos profesionales de sectores de alto valor añadido que vienen cobrando hasta tres y cuatro veces ese precio mínimo. A pesar de las quejas, Koolmees insiste en la necesidad de que la tarifa sea genérica y estándar para poder deshacer las bolsas de pobreza en este segmento de trabajadores por cuenta propia. El problema viene también por la vía de la facturación. Muchos autónomos trabajan por obra terminada. En ese caso, tendrán la obligación de establecer un plan de trabajo detallando el tiempo estimado hasta su entrega y su coste, con margen para poder aumentar la facturación si la actividad se extiende por razones de fuerza mayor.

 La situación en España

Los autónomos españoles todavía están lejos de conseguir alguna de las mejoras propuestas para sus vecinos holandeses. Casi el 40 % atraviesa problemas económicos, según el último Estudio Nacional del Autónomo. El 71,3 % de estos profesionales reconoce no haber pedido nunca una baja por enfermedad. No se lo pueden permitir, a pesar de trabajar más que los asalariados (por encima de las 10 horas diarias de media). Ni hay ni se espera una tarifa mínima. Esta medida ni siquiera ha sido objeto de debate público entre las principales fuerzas políticas. Eso sí, el Gobierno introdujo mejoras efectivas a principios del 2019 para mejorar el acceso a las ayudas por cese de actividad o baja médica. Aplicar una medida similar en España podría obligar a subir de nuevo la base mínima de cotización de los autónomos, de los más castigados en la UE si se tiene en cuenta que en países como Alemania ni siquiera hay obligación de abonar una cuota mensual si se ingresan menos de 1.700 euros (sin sanidad ni plan de pensiones).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Orden en el universo autónomo