Galicia es la sexta comunidad en la que más creció el PIB desde el 2000

M. Casal REDACCIÓN / LA VOZ

MERCADOS

Juan Salgado

El producto interior bruto en precios corrientes se duplicó prácticamente desde ese año al pasar de 33.000 millones de euros a casi 63.000 millones al cierre del 2018. En términos de PIB per cápita la evolución es aún mejor, pues es la autonomía en la que más se incrementó en este período

12 may 2019 . Actualizado a las 18:08 h.

Galicia es la sexta comunidad con mejores ritmos de crecimiento en el período 2000-2018, de acuerdo con los datos de contabilidad regional que acaba de presentar el Instituto Nacional de Estadística (INE). El producto interior bruto (PIB) en precios corrientes de la comunidad se incrementó un 88,3 % entre esos años, un avance solo superado por otras cinco regiones: Madrid, Murcia, Castilla La Mancha, Baleares y Cataluña. La economía gallega no solo puede presumir de estar casi un punto y medio por encima de la media nacional, sino que es la que mejor balance acredita de entre todas las del norte y noroeste del país, por encima de País Vasco, Navarra, Cantabria o Asturias (ver gráfico adjunto).

La pujanza y consolidación de sectores como el textil y la automoción ha sido la punta de lanza de una fase de crecimiento que ha duplicado prácticamente el PIB en precios corrientes desde los 33.000 millones de euros del año 2000 a casi 63.000 millones al cierre del 2018, según los datos que maneja el INE. Todo ello ha permitido a Galicia conservar su peso específico en el conjunto de la economía española con una aportación al PIB estatal del 5 %, un nivel similar al que registraba en los primeros años del nuevo siglo. El dato es valioso por cuanto otras comunidades como Castilla y León, País Vasco o la Comunidad Valenciana han visto menguar su importancia para las finanzas del país en este período.

En términos de PIB per cápita la evolución de Galicia es aún más notable, habida cuenta de que fue la comunidad que mayor avance registró entre el 2000 y el 2018: un 12,5 %, por encima del 9,2 % del País Vasco o del 6 % de Extremadura. El repunte permitió pasar de 77 puntos en el año 2000 a 90 al cierre del año pasado, una mejora en los niveles de convergencia sustancial. Hasta once comunidades arrojan un saldo negativo en este punto, según el informe de contabilidad regional del INE.