Huawei y la cláusula antiespionaje

Patricia Baelo BERLÍN / LA VOZ

MERCADOS

Dado Ruvic

El Ejecutivo alemán se niega a prohibir los equipos 5G del fabricante chino, como desea Estados Unidos, aunque sí le exige reglas de seguridad más estrictas

07 may 2019 . Actualizado a las 16:40 h.

La carrera internacional por desplegar la tecnología 5G ha entrado en su fase definitiva y Alemania, que tiene la ampliación de la red móvil como asignatura pendiente, no está dispuesta a quedarse fuera. Por ello, y pese a las amenazas por parte de Washington, el Gobierno de la primera potencia europea ha decidido rendirse a la evidencia y no cerrar las puertas al líder indiscutible del sector: China. Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intensifica la guerra comercial con el gigante asiático en todos los ámbitos, el Ejecutivo de Angela Merkel ha accedido a que Huawei contribuya a la futura red 5G de Alemania.

«Ningún proveedor de equipos debería ser excluido específicamente», defendió en una entrevista con el diario Financial Times el director del organismo regulador germano, Bundesnetzagentur. Jochen Homann asegura que ni su agencia ni cualquier otra entidad del país han recibido pruebas fiables que demuestren que Huawei espía para el Gobierno chino, tal y como insiste Trump. El mandatario llegó incluso a presionar con dejar de compartir información de inteligencia con las naciones europeas que no prohíban al fabricante asiático, con el fin de ceder terreno a las empresas estadounidenses de telefonía móvil.

 Eso sí, según anunció el titular alemán de Interior, se endurecerán las reglas del juego para todos aquellos que deseen participar en el despliegue de la red 5G. Los operadores únicamente podrán utilizar componentes sometidos a controles realizados por un organismo autorizado y certificados por la Oficina Federal de Seguridad de la Información (BSI). Asimismo, los proveedores deberán comprometerse por escrito a impedir que sus respectivos países de origen tengan acceso a datos privados de sus usuarios.