La inestabilidad política es el gran factor de riesgo para la economía

Manuel Blanco REDACCIÓN / LA VOZ

MERCADOS

María Pedreda

Casi el 60 % de los empresarios gallegos encuestados exigen al futuro Gobierno sensibilidad y habilidad para entender la dimensión del momento y la necesidad de activar medidas adecuadas

21 abr 2019 . Actualizado a las 05:17 h.

Estabilidad. Certidumbres. Ambos términos constituyen música para los oídos de los empresarios. Y a tenor de lo que dicen los gallegos, no anda especialmente afinada la orquesta por el ruedo ibérico. La inestabilidad política es, con abrumadora mayoría, el gran factor de riesgo que se cierne sobre la economía española a día de hoy. Casi un 60 % de las firmas encuestadas apuntaron directamente a esta variable cuando se les preguntó sobre aquello que más les preocupa para garantizar la buena marcha de sus finanzas. El dato es especialmente llamativo por cuanto el segundo factor en importancia citado por las compañías, el brexit y la guerra comercial, aglutina al 15 % de las mismas. Después aparecerían, con menor protagonismo, otros elementos como la crisis demográfica, la caída del consumo, la falta de mano de obra, el acceso al crédito o a la materia prima.

 Es la política, empero, la que focaliza hoy buena parte de las miradas de los emprendedores de las tierras de Breogán. «Es muy preocupante la incertidumbre -apela Raúl López, presidente del Grupo Monbus-. Tanto, como la sensibilidad que vayan a mostrar esos políticos a la hora de responder ante ese clima económico», una tesis que comparten otros industriales como José Ramón Pérez Nieto, Juan Luis Castro, el presidente del Grupo Castrosúa, o Manuel Miranda, el director general de Enmacosa. Miranda sintetiza con sus palabras un diagnóstico generalizado entre sus colegas empresarios: «El factor principal [de riesgo] es la inestabilidad política, que hace que las decisiones de los gobiernos sean prisioneras de todos los problemas políticos: desde el tema catalán o medidas populistas que pueden ir en contra del déficit público... con la consiguiente repercusión en impuestos futuros».

En esa indexación entre la evolución de la actividad empresarial y las decisiones de las administraciones públicas incide también el consejero delegado de Eleko Galicia, Fernando Garrido. «Ahora más que nunca -precisa-, la economía irá ligada a la política».