Galventus, personal cualificado en eólicos para dos continentes

Surgida en torno a la Aixola da un servicio único en mantenimiento de composites en los parques. La firma empieza a explorar el naval


La escuela Aixola, situada en el puerto de Marín y hoy lamentablemente cerrada, fue durante años un semillero de trabajadores cualificados en composites. De allí surgió Galventus, una firma que da trabajo a unos cincuenta técnicos en temporada alta y a treinta en la baja, con una facturación de tres millones de euros al año y que está llevando el buen hacer de los especialistas gallegos a parques eólicos a ambos lados del Atlántico. Con sede en Moaña, nave en Cambados y buena parte de su personal de O Morrazo y Pontevedra, es una empresa que ha logrado entrar con fuerza en el difícil sector eólico. Se distingue por su especialización en el tratamiento de composites, la fibra de la que están fabricados los naceles y las palas de los aerogeneradores.

Galventus es una empresa joven, fundada en el 2008 y su trayectoria ascendente la ha transformado en un grupo, al orientarse también hacia el sector naval, donde las posibilidades de los composites son múltiples y de grandes posibilidades de futuro. De esta forma, han surgido Galfiber, que trabaja a nivel nacional, y Galprotec, que lo hace más allá de las fronteras españolas. Ahora mismo, según explica el director técnico de la empresa, Xosé Lois Pazos, la compañía tiene tratos con empresas de Italia, Francia, Alemania y Holanda, donde falta mano de obra cualificada en el naval en estos productos y que miran hacia la empresa gallega para surtirse de personal adecuado.

Xosé Lois Pazos habla de su paso por la escuela A Aixola con entusiasmo. Allí se formaron las primeras promociones de sus trabajadores y habla de ella con orgullo. No entiende por qué está cerrada. «A Aixola era o único centro de formación en composites», insiste. Y los resultados avalan que valía la pena. Ahora cuando tiene necesidad de nuevos trabajadores, tiene que asumir él personalmente la formación para poder integrarlos en las necesidades de la empresa.

Galventus se concentró en el sector eólico porque es una actividad «innovadora, que necesita persoal altamente cualificado». Los trabajadores de esta compañía atienden parques de los grandes gigantes del sector como Acciona, Enel y Gamesa. Sus trabajadores están formados en«todo o que ten ver que coa fibra de vidro, co carbono, altamente resistente ao roce, e coa kevla, altamente resistente ao impacto». A sus operarios, además de vérseles en distintos parques por toda España, también se les puede encontrar en México, en Costa Rica y en otros países. «En Galicia é onde menos traballamos», comenta.

En este sector hay dos temporadas, marcadas expresamente por las condiciones meteorológicas. Cuando el mal tiempo no lo permite, habitualmente de noviembre a marzo, trabajan en temporada baja en la nave industrial, mientras que en cuanto el sol se estabiliza en el cielo, multiplican sus inspecciones y labores de mantenimiento y reparación en los propios parques de toda España. Hay un déficit importante de operarios en el manejo de composites, por lo que la oferta de Galventus es disputada por las empresas que necesitan cumplir encargos de precisión.

Feria de Marruecos

La empresa gallega fue una de las que participó en la reciente feria del sector naval en Agadir, en Marruecos, donde dieron a conocer sus productos y sus posibilidades. Las expectativas son buenas. En España por la alta demanda de personal cualificado, un sello gallego del que esta firma hace gala.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Galventus, personal cualificado en eólicos para dos continentes