Philadelphia quiere metálico

La ciudad estadounidense se erige en pionera y prohíbe los comercios que solo aceptan pagos con tarjeta de crédito o débito para evitar episodios de discriminación contra los más desfavorecidos


Washington / La Voz

Una vez arreglada, la mujer se dirigió al mostrador de una peluquería de Los Ángeles para pagar. Para sorpresa de la joven que la había atendido, le entregó 40 dólares en billetes. Después de un instante de duda, corrió a buscar a su jefa. ¿Qué podía hacer? La clienta solo tenía dinero en metálico, pero la peluquería solo cobraba con tarjeta, y no es posible devolver un secado y un peinado, al igual que no se puede devolver (con perdón) un menú del día una vez consumido. Otra de las clientas, Sam Schreiber, contempló la escena y decidió intervenir para resolver la crisis que se había desatado en el salón de belleza. «Yo puedo pagar por ella y que ella me dé el dinero en metálico». Y así fue. El establecimiento le ofreció una mimosa en agradecimiento.

La historia, recogida por el diario The Wall Street Journal, es una de las muchas que han vivido clientes que se han topado con la imposibilidad de pagar en metálico por un servicio o unos bienes al no disponer de tarjeta, algo que empieza a ser cada vez más común en Estados Unidos. Por ello, varias ciudades y estados del país han empezado a tomar medidas para impedir que esta tendencia genere una nueva discriminación contra los ciudadanos más pobres. O simplemente, para evitar que una persona, por el motivo que considere oportuno (por ejemplo, la discreción), deje el rastro de una compra.

 Es el caso de la ciudad de Philadelphia, que hace unos días fue la primera ciudad de Estados Unidos en prohibir las tiendas de pago exclusivo con tarjeta. A partir del mes de julio, una nueva ley exigirá que la mayoría de tiendas acepten dinero en metálico. Más al norte, los congresistas del estado de Nueva Jersey aprobaron una medida semejante, que debe ser refrendada por el gobernador. Concejales de los ayuntamientos de Nueva York y Washington han apostado por medidas semejantes. A nivel estatal, Massachusetts es el único estado del país que obliga a todos los comercios a aceptar metálico.

«La mayoría de la gente que no tiene crédito suele ser gente de bajos ingresos, minorías, inmigrantes», describe William Greenlee, concejal demócrata en el ayuntamiento de Philadelphia y promotor de la iniciativa en su ciudad. «Aunque no sea de forma intencionada, me parece que es cuando menos una forma de discriminación». En Philadelphia, la ciudad más grande del estado de Pensilvania, el 26 % de sus residentes viven por debajo del umbral de pobreza y muchos no tienen una cuenta bancaria.

Antes de que el ayuntamiento de la ciudad aprobara la medida, el gigante Amazon había manifestado su preocupación por las consecuencias para sus planes de apertura de ultramarinos sin cajeros, en los que a los clientes se les cobra a través de un sistema de visión controlada por ordenador y algoritmos que hacen un seguimiento de los productos escogidos.

Según una encuesta de la Reserva Federal realizada en octubre del 2017, las transacciones en metálico suponían todavía un 30 % de la totalidad de pagos, de los cuales un 55 % tienen lugar para gastos de menos de 10 dólares. Aunque los empresarios defienden que la exclusiva utilización de tarjetas mejora la eficiencia de sus empleados -al no tener que calcular el cambio o contabilizar las ventas al final del día- y su seguridad, dado que no deben llevar el dinero a un banco, hay una parte de la población que carece de tarjetas, bien por deseo, bien por denegación de la entidad bancaria. Incluso para un extranjero de visita al país, el pago obligado con ellas conlleva, en la mayoría de los casos, un recargo de su banco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Philadelphia quiere metálico