Cortizo lleva sus ventas a más de sesenta países

El primer fabricante español de perfiles de aluminio y PVC exporta en la actualidad el 72 % de su producción. La multinacional gallega emplea a 3.000 trabajadores


Santiago / La Voz

Con sede en Padrón, el Grupo Cortizo lidera en la península ibérica el diseño y fabricación de perfiles de aluminio y PVC para la arquitectura y la industria. Y es ya uno de los principales referentes europeos de su sector. A falta de conocer la facturación del 2018, cifra que cerrará este mes de mayo, la multinacional gallega muestra un crecimiento inimaginable hace tan solo unos años: dispone de una capacidad productiva de 120.000 toneladas anuales, emplea en la actualidad a más de 3.000 trabajadores y su volumen de negocio se sitúa en los 554 millones de euros.

Cuenta con nueve centros productivos localizados en Padrón (A Coruña), Manzanares (Ciudad Real), Granadilla de Abona (Santa Cruz de Tenerife), Mieres (Asturias), Chemillé (Francia), Radomsko (Polonia) y Nová Baña (Eslovaquia), a los que se une una extensa red logística con 31 centros de distribución. Cortizo exporta ya más del 70 % de su producción, y registra ventas en más de 60 países diferentes. Alemania, Francia y el Reino Unido siguen siendo los principales destinos.

Perfil innovador

Cortizo constituye uno de los ejemplos de cómo las empresas que han ganado terreno en la innovación son las que han aguantado mejor la embestidas de la crisis, al posicionarse fuera con sus productos y mitigar la caída de la demanda interna. A lo largo de los últimos años, su departamento de innovación ha diseñado más de 50 sistemas de ventanas, puertas, paneles, fachadas y sistemas de protección solar que se han instalado en proyectos nacionales e internacionales.

Hasta el año 2020, Cortizo tiene vigente un plan estratégico, destinado a aumentar la capacidad productiva de sus fábricas y a la mejora de su red logística: solo en el 2017, invirtió 48,5 millones de euros. En Padrón, destinó 19,6 millones a la puesta en marcha de una nueva prensa de extrusión de 2.500 toneladas de potencia, una nueva planta de lacado, otra de brillo químico y nuevas líneas de extrusión en el centro productivo de PVC. En Polonia, duplicó la capacidad de su fábrica, a la que ha dotado de una nueva prensa de extrusión, una planta de anodizado y un centro de mecanizado, lo que supuso un desembolso de 14,3 millones. En Francia, hay una nueva prensa de extrusión y un nuevo almacén inteligente de perfiles de aluminio en su centro productivo, lo que ha supuesto una inversión de 8,2 millones de euros.

«Llevamos cinco años consecutivos de crecimiento, pero nuestra satisfacción viene dada no solo porque cada vez vendemos más, sino porque también vendemos productos con mayor valor añadido adaptados a mercados tan exigentes como el centroeuropeo o escandinavo», asegura Antonio B. Picón, director de la división industrial de Cortizo.

Su fábrica de Francia, por ejemplo, cuenta con una tecnología puntera. Entre otros avances, la planta dispone de una prensa de extrusión totalmente automatizada, capaz de producir hasta 12.000 toneladas al año de perfiles de aluminio. La multinacional gallega ha hecho a lo largo de los últimos años una apuesta por el reciclaje con los sobrantes del aluminio, una práctica que lleva a cabo también en sus centros internacionales y que le permite tener una alta capacidad para autoabastecerse de materia prima y, en consecuencia, de reducir los costes.

Mercados distintos

Cortizo cuenta con una amplia red de centros de distribución y logística para tener abastecidos sus mercados internacionales. Por ejemplo, cuenta con uno en Bucarest y con otro en Zagreb. El departamento de I+D+i de la multinacional gallega diseña sistemas de aluminio adaptados a la realidad constructiva de cada uno de los lugares en los que se encuentra presente la empresa, lo que supone una ventaja competitiva en países como Croacia y Eslovenia, que cuentan con zonas climáticas muy diferenciadas y, por tanto, con demandas de productos que son diferentes.

Los materiales de Cortizo están instalados en numerosos proyectos internacionales y nacionales, como la sede corporativa del BBVA en México DF, un hospital de Belfast o la sede de la televisión pública húngara. En Galicia, ha participado en obras como el nuevo hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, y en España, en el palacio de Justicia de Huesca o en centros sanitarios de Álava e Ibiza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cortizo lleva sus ventas a más de sesenta países