«La atención personalizada gana posiciones frente al low cost»

L. G. V. REDACCIÓN / LA VOZ

MERCADOS

03 mar 2019 . Actualizado a las 05:16 h.

Utiliza la palabra «repulsa» para definir el sentir que muchas de sus clientas sienten hacia el fast fashion, derivado de un exceso de productos de baja calidad. Son ellas las que, sobre todo para ocasiones especiales, prefieren invertir en prendas atemporales que les duren toda la vida frente al último grito en Instagram que, la próxima temporada, se verá desfasado en el armario. Álvaro Poyato, que durante años trabajó como diseñador de complementos en una gran compañía de productos de lujo en Ourense, decidió plantarse y dedicarse solo a su proyecto personal: realizar trajes a medida, convencido de que la demanda de este tipo de servicios no haría más que crecer.

No se equivocaba. «Al principio combinaba los dos trabajos, pero el incremento de la demanda iba cada vez a más, en parte porque la gente se da cuenta de que las multinacionales han bajado la calidad de las prendas y eso genera un sentimiento de repulsa». Según Poyato, aunque tiene clientas que están muy acostumbradas a hacerse trajes a medida y son fieles a la esencia Poydel, son muchas también las que han ido cambiando la manera de pensar y, mientras antes preferían tres prendas low cost, ahora prefieren un diseño exclusivo. Tengo claro que la moda lenta y las prendas a medida están teniendo cada día más relevancia. Se trata de una calidad garantizada que no encuentras en las franquicias. Lo que va a volver a llevarse es comprar una prenda pensando en darle un uso varias temporadas».