Los algoritmos condicionan ya las grandes decisiones económicas

Gabriel Lemos REDACCIÓN

MERCADOS

Juan Salgado

Se utilizan para fijar precios o conceder créditos, pero aún no eliminan el factor de decisión humano salvo en actividades como la inversión bursátil de alta frecuencia, en las que ayudan a no entrar en pánico

07 nov 2019 . Actualizado a las 12:27 h.

Vivimos controlados por los algoritmos, esas complejas fórmulas que determinan qué resultados obtendremos al teclear una búsqueda en Google y qué publicaciones nos aparecerán destacadas en nuestras redes sociales. Pero que también nos influyen, y cada vez más, en el bolsillo. Porque las empresas, sobre todo las grandes corporaciones, se han lanzado al uso del big data y la inteligencia artificial para optimizar la gestión de su negocio.

Basta una visita a la web de Amazon para comprobarlo. No solo nos presenta una selección de productos basada en nuestro historial de navegación o adaptada a nuestro perfil, sino que también aplica una gestión dinámica de los precios, que se van modificando de forma automática en función de los que fija la competencia o la disponibilidad del producto en cuestión (entre otros muchos criterios). De hecho, es muy común que las promociones que algunos portales lanzan como reclamo (dentro de campañas como el Black Friday o los mal llamados «días sin IVA») sean replicados automáticamente por el resto de comercios electrónicos.