¿Puede perder el 14 % de la población mundial su empleo por los robots?

Manuel Blanco Casal
Manuel Blanco REDACCIÓN / LA VOZ

MERCADOS

Juan Salgado

Varios informes alertan de la desaparición de decenas de profesiones por la incorporación de autómatas y robots. Los expertos en TIC reunidos por La Voz creen que surgirán soluciones para evitar una ruptura social

16 ene 2020 . Actualizado a las 13:28 h.

En su inquietante Homo Deus, el historiador israelí Yuval Noah Harari describe un futuro turbador. Un mañana con tintes de distopía, en el que una nutrida parte de la población mundial pasa a integrar un ejército de desterrados. «En el siglo XXI -aventura- podemos asistir a la creación de una nueva y masiva clase no trabajadora: personas carentes de ningún valor económico. (...) Esta ‘clase inútil’ no solo estará desempleada: será inempleable». Harari habla de una suerte de apocalipsis de la robotización, del impacto inducido por una era en la que los algoritmos sustituirán a los humanos hasta dejarlos en tierra de nadie. Su tesis no es en absoluto original. En el 2013, los investigadores de la Universidad de Oxford Carl Benedikt y Michael Osborne publicaron un informe (The future of employment) que analizaba las profesiones que podrían desaparecer en las próximas décadas a consecuencia de este fenómeno.

El estudio sostenía que en el 2033 existirán un 99 % de posibilidades de que los televendedores y agentes de seguros humanos pierdan su trabajo al ser sustituidos por algoritmos, más eficientes, que no cogen bajas o vacaciones, tampoco reclaman subidas de sueldo... Un panorama similar vaticinan para los cajeros de supermercado (98 % de posibilidades), camareros (94 %), procuradores (94 %), guías turísticos (91 %), panaderos (89 %), conductores de autobús (89 %), agentes de seguridad (84 %)... Un erial, en definitiva. Lo cierto es que, con mayor o menor tremendismo, desde entonces han sido numerosos los informes que han abundado en esta idea. El último publicado por la consultora McKinsey plantea incluso un escenario crítico en el que un 14 % de la población mundial se quedaría sin trabajo a consecuencia de la robotización y automatización de la economía.

Para los expertos gallegos reunidos por La Voz, sin embargo, este panorama puede que no llegue a ser tan dramático. «El cambio tecnológico -sostiene Adina Dumitru- provoca cambios sociales muy importantes. Por eso cada vez es más necesario que pensemos qué tipo de sociedad queremos y qué mecanismos de consenso articulamos para modelar la dirección en que queremos ir».