El aterrizaje suave corre peligro: el invierno llega a la eurozona

Cristina Porteiro
Cristina Porteiro BRUSELAS / LA VOZ

MERCADOS

FRANCOIS WALSCHAERTS

El frenazo de la economía alemana y la recesión en Italia ponen a España en alerta. Bruselas rebaja al 1,3 % la previsión de crecimiento para el 2019, seis décimas menos de lo que preveía

18 abr 2019 . Actualizado a las 11:19 h.

«No podemos ocultar que el crecimiento se desacelera», aseguró resignado esta semana el comisario de Economía, Pierre Moscovici. El francés no se anduvo con paños calientes. Las cosas se están torciendo en la eurozona y no hay visos de que sus economías puedan remontar a lo largo de este 2019. El crecimiento tocará suelo, hasta el 1,3 %, seis décimas menos de lo previsto en el pasado mes de noviembre. La pérdida de dinamismo económico confirma que la cresta de la recuperación ya ha pasado y que el aterrizaje suave que esperaban las autoridades europeas podría verse sacudido por repentinas turbulencias globales. El nivel de incertidumbre y volatilidad es muy alto. «Esta situación se debe a que nuestro entorno internacional se ha debilitado», asegura el francés, quien tampoco evita entonar el mea culpa: «No conviene ocultar que esta desaceleración, pronunciada en el segundo semestre del 2018, no se explica solo por causas externas». Y es que Alemania arrastra meses de apalanque industrial, Italia trata de mantener a raya el contagio de la inestabilidad política a su economía y Francia concentra sus esfuerzos en apagar los estallidos sociales derivados de la precarización del mercado laboral. La guerra comercial desatada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está pasando factura a las economías europeas, nadie lo pone en duda, pero hay otros síntomas preocupantes que apuntan en una dirección clara: las cadenas de transmisión del euro empiezan a fallar y el impacto ya está a la vista.

Alemania apaga el motor

La locomotora europea sigue perdiendo aceite y coquetea con la recesión técnica. La economía alemana se contrajo por primera vez desde el 2015 un 0,2 %. Lo hizo en el tercer trimestre del año, lastrada por las exportaciones y la industria del automóvil. El sector atraviesa enormes problemas para adaptarse a los nuevos estándares de calidad. «En el sector de la automoción ha habido a finales del 2018 un cuello de botella por la certificación ambiental, lo que ha hecho que se reduzca la compra de vehículos», confirmó Pierre Moscovici. El galo ve signos preocupantes: «La demanda de importación de nuestros socios comerciales se ha estancado (…) El crecimiento alemán se reducirá como resultado del debilitamiento de las exportaciones y un crecimiento del consumo privado decepcionante, a pesar de la situación de empleo boyante», anticipó.

Las cosas no pintan bien de cara al cierre del cuarto ejercicio. Oxford Economics catalogó de «horrible» la lectura del desempeño manufacturero desde el mes de octubre. En la arena internacional se respira un clima de guerra comercial entre Estados Unidos y China. Para una economía como la alemana, volcada en la exportación, cualquier temblor puede desencadenar consecuencias nefastas. Muestra de ello es que el 50 % de la contracción trimestral estuvo vinculada al descenso de las exportaciones. La incertidumbre ha empujado el consumo privado a la baja, encendiendo las alarmas de ciudadanos y empresarios. El índice de confianza ha caído a niveles que no se veían desde agosto del 2012, en pleno temporal financiero. A pesar del aire gélido que sopla en el norte, las autoridades alemanas dan por hecho que el país ha esquivado la temida recesión. Los expertos internacionales no son tan optimistas. «Todavía existe el riesgo» de un ajuste tardío, asegura Oxford Economics. Un ajuste que podría confirmarse el próximo 14 de febrero, cuando se publiquen las cifras definitivas. El Gobierno alemán se adelantó esta semana anticipando un escenario más negativo del previsto y revisando el crecimiento del 2019 a la baja, del 1,8 % previsto al 1 %. Otro signo de fatiga ha sido la inesperada caída de los pedidos industriales (1,6 %) en el mes de diciembre, según publicó esta semana la Oficina Federal Estadística de Alemania. El país también está experimentando un ligero ajuste en su vasta balanza comercial tras años de dominio aplastante. Una posición que contribuyó a agrandar los desequilibrios dentro de la eurozona.