«Si en el 2020 esto no se vuelve a animar a 10.000 o 20.000 dólares, mucha gente lo va a abandonar»


Redacción / La Voz

El portavoz de la Asociación Galega de Blockchain e IoT (Agalbit), Antonino Comesaña, sigue la evolución del bitcoin (BTC) con gran atención. «Ha sufrido desde sus máximos de 20.000 dólares en diciembre del 2017 una caída de un 84 % que lo ha llevado al entorno de los 3.200 dólares; las correcciones en otros criptoactivos superan el 95 %», indica. Recalca que estos movimientos de tanta volatilidad no le son extraños a la criptomoneda ya que desde que empezó a dar sus primeros pasos el 3 de enero del 2009 (hace diez años), esta sería la quinta ocasión en que registra caídas superiores al 80 % desde sus máximos.

Comesaña cree que todo ello ha supuesto que los inversores que entraron en este mercado en la segunda mitad del 2017 estén a día de hoy con importantes pérdidas potenciales, pues se introdujeron alentados por los cantos de sirena de hacerse millonarios en dos días y sin un sistema de inversión que les indicase cuándo salirse si el precio no evolucionaba como ellos habían contemplado. Recuerda, sin embargo, que las personas que apostaron por el bitcoin y otras criptomonedas en etapas muy tempranas, cuando eran activos no visibles para el gran público y solo conocidos en foros técnicos, han podido multiplicar por muchos cientos su apuesta inicial.

«La caída que se ha experimentado en el 2018 a diferencia de las otras cuatro anteriores ha sido negativa en lo que se refiere a términos de precio, pero se inserta en un contexto muy positivo, ya que están naciendo desde la iniciativa de la empresa privada e instituciones públicas numerosas ideas y nuevos proyectos para el uso e implementación de la tecnología que hay detrás de los criptoactivos como la tecnología blockchain», afirma este experto.

En el 2018 nació Agalbit. «Este ha sido el año de nuestro nacimiento y desde entonces el crecimiento es imparable. A nivel internacional , nacional y gallego hay cientos de casos de uso de esta tecnología que están en fases de producto mínimo viable o en las primeras fases de producción. Muchos de ellos fracasarán, pero otros supondrán el inicio de una nueva estructura en las relaciones entre empresas, instituciones y clientes», explica Comesaña. Su conclusión es que «desconocemos si la aprobación de los ETF por la SEC americana o el próximo halving de mayo del 2020 volverán a llevar al bitcoin a los máximos anteriores, pero lo que parece claro es que el uso de la tecnología de la descentralización y en concreto de la blockchain impactará en todos los ámbitos, generando un nuevo entorno de oportunidades».

Comesaña aclara que el halving es la recompensa de los mineros de bitcoin y se ajusta cada 210.000 bloques. Empezaron a pagarse 50 bitcoins por bloque, después se pasó a 25 y ahora está en 12,5. «Para mayo del 2020, más o menos, pasará a 6,25. Esto reduce la oferta de bitcoin e, históricamente, siempre ha supuesto nuevos máximos», indica Comesaña.

El bitcoin tiene una emisión fija de 21 millones de monedas que nunca se podrá superar, pues así lo programó Nakamoto. «Mucha gente que se ha quedado atrapada en sus inversiones se agarra a esto y a la entrada de los EFT para no vender y soportar pérdidas, ya que tienen la esperanza de que cualquiera de estas dos cosas revierta la tendencia bajista. Nunca puede superar la emisión de 21 millones. Se van creando por bloque minado hasta llegar a esos 21 millones, lo que pasará en el 2140. Pero los nuevos bitcoin que se van creando y, por lo tanto, entran en el sistema, se van reduciendo», explica.

Comesaña añade que, al principio, por cada bloque pagaban 50 bitcoins, ahora 12,5 bitcoins, en el 2020 solo 6,25, en el 2024 bajará a 3,125, y en el 2028, a 1,5625. Siempre van sumando hasta acercarse a esos 21 millones pero se crean muchos al principio y cada vez menos. «El problema que hay es que este sistema se sustenta en que los mineros den servicio a la red y cada vez cobran menos por recompensa de bloque. Solo hay dos caminos para que les salga rentable: por un lado, el precio bitcoin sube mucho y cobran esos 6,25 bitcoins, pero ahora cada unidad vale 15.000 dólares. La otra opción es que cobren más por comisiones sobre transacción, lo cual haría que el bitcoin nunca pudiese ser medio de pago masivo y solo se usaría como vehículo de inversión», dice. «A corto plazo no sé pero está claro que para el 2020 o vuelve a animarse a entornos mínimos de 10.000-20.000 dólares o mucha gente lo va abandonar, mineros y pequeños inversores. Siempre lo he dicho, es un activo solo con dos caminos: o subir mucho o tender casi al cero, no hay término medio», concluye.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

«Si en el 2020 esto no se vuelve a animar a 10.000 o 20.000 dólares, mucha gente lo va a abandonar»