Pagando créditos de un plumazo

Portugal sigue dando muestras de que la recuperación económica es un hecho; el Gobierno liquidó esta semana, antes de tiempo, los 4.600 millones que le debía al FMI


Lisboa / La Voz

La recuperación económica de Portugal es un hecho. A lo largo de los últimos meses se han ido sucediendo hechos que dan fe de ello. El último, la decisión esta semana del Gobierno del socialista Antonio Costa de liquidar los 4.600 millones de euros que le quedaban por devolver al Fondo Monetario Internacional del paquete de 26.300 millones que en abril del 2011 prestó al país tras ser rescatado. Todo un golpe de efecto. Además, el Ejecutivo de Lisboa se ha comprometido, ante el Mecanismo Europeo de Estabilidad, a realizar pagos anticipados a Bruselas a partir del 2020 de 2.000 millones anuales a modo de compensación por los 52.000 millones prestados por la UE a Portugal para salir de la crisis. El propio Costa le dio carta de solemnidad a esta decisión hace unos días en un encuentro con corresponsales en Lisboa: «Al dar prioridad a la deuda con el FMI queremos reducir el coste de la financiación del Estado y disminuir los intereses durante nuestro último año de legislatura».

Antonio Costa Pinto, sociólogo, profesor universitario y analista, lo tiene claro: «Con este pago adelantado de los últimos 4.600 millones de euros al FMI, tanto Costa, como su ministro de Finanzas y presidente del Eurogrupo, Centeno, han dado un golpe de efecto positivo para la imagen internacional del país». Nicolau Santos, presidente del consejo de administración de la Agencia Lusa, cree que «Centeno y Costa han marcado un gol lleno de efecto a sus socios europeos y a los duros acreedores del Fondo Monetario Internacional».

Santos sostiene que «lo que han conseguido ante las instituciones internacionales es muy positivo porque hoy, el FMI, la UE y el BCE nos ven como un país cumplidor». Y recuerda el clima político reinante a finales del 2015, cuando tomo posesión el equipo de Antonio Costa. «Nadie confiaba en un Gobierno minoritario del Partido Socialista. Tres años después hemos conseguido que nos respeten y eso es muy positivo para Portugal», señala.

El milagro de Centeno

Las cifras hablan a las claras de los logros cosechados. La tasa de desempleo se encuentra en los niveles más bajos de siempre, un 6,6 %, mientras las inversiones extranjeras y el crecimiento de su economía se han disparado, propiciado en gran parte por el despegue del turismo. Cuestionado sobre si los portugueses viven mejor hoy que hace tres años, Costa Pinto afirma que «sí. Se vive un poco mejor, aunque los salarios en Portugal siguen siendo de los más bajos de la UE. Lo más importante es la confianza que inunda el país, porque hace que las personas consuman más». Y concluye: «El milagro de Centeno no es más que haber sabido aprovechar con inteligencia la excelente coyuntura internacional favorable, la bajada de los intereses y controlar al máximo las cuentas del Estado, aunque, por desgracia los problemas coyunturales continúan en Portugal».

Estos problemas a los que se refiere el sociólogo son la desigualdad social, la precariedad, la despoblación del interior, el envejecimiento alarmante de la población y el alto endeudamiento del Estado. «Tardaremos en bajar nuestra deuda pública, que supera el 120 %, y eso que Centeno está controlando con mano de hierro las finanzas públicas, pero partíamos de un endeudamiento elevadísimo», admite Santos.

Pese al clima de recuperación, lo cierto es que la contestación ha vuelto a la calle a 10 meses de las próximas legislativas. Hasta el próximo 31 de diciembre están programadas 45 protestas y huelgas de enfermeros, profesores, estibadores, trabajadores de los transportes públicos y funcionarios de prisiones, entre otros. «Es normal en período preelectoral que los sindicatos presionen más y salgan a la calle para llamar la atención y conseguir mejores condiciones salariales y laborales», precisa Santos. De la misma opinión es Costa Pinto, quien en cierto modo reconoce su sorpresa porque estas protestas no llegasen antes a la calle a la vista de la mejoría económica.

| begoña íñiguez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Pagando créditos de un plumazo