El deshielo de las nóminas

El acuerdo de Mercadona con los sindicatos, que abre la puerta a una subida cercana al 15 % en cinco años, es la última muestra de la política de descongelación salarial en algunas empresas. En los convenios firmados este año, el incremento medio pactado se sitúa en el 1,95 %


Redacción / La Voz

Aunque aún se cuentan por miles los trabajadores que desde hace diez años tienen su nómina congelada o (en el peor de los casos) recortada, empiezan a aflorar los casos de empresas que han dado por superada la etapa de la contención salarial y empiezan a pactar convenios que permiten a sus plantillas recuperar parte del poder adquisitivo perdido durante la prolongada crisis que sacudió el país a partir del año 2008.

El último ejemplo, y uno de los más destacados por las cifras, ha sido el de Mercadona. La gran empresa de la distribución alimentaria en España ha alcanzado con los sindicatos un preacuerdo salarial dentro de las negociaciones que mantiene para renovar el convenio, que vence este año. Ese pacto, que tendrá también una vigencia de un lustro, permitirá que las nóminas suban en la misma proporción que lo haga el coste de la vida. Hasta ahora, los incrementos estaban también ligados al IPC, pero eran absorbidos por los complementos salariales, lo que hacía que buena parte de la plantilla no notara ninguna mejoría. A partir de ahora, al eliminarse esa política de absorción, habrá un incremento real de los sueldos que, según el cálculo de Comisiones Obreras, uno de los sindicatos que participaron en la negociación, podría rondar el 15 % para el período de vigencia del convenio. Se trata, en cualquier caso, de una estimación que dependerá de cómo evolucione la inflación en los próximos años.

En cualquier caso, la descongelación de los salarios no es una política exclusiva de Mercadona. Roi Fernández, secretario de Acción Sindical de CC. OO. en Galicia, explica que en los efectos del acuerdo firmado en junio entre los sindicatos y la patronal, que busca elevar el salario mínimo en convenio a mil euros brutos al mes antes de que acabe el 2020, ya se empiezan a notar en los convenios suscritos en los últimos meses, puesto que «a maioría garanten o IPC e algúns mesmo teñen subas por riba deste indicador».

Destaca dos ejemplos recientes. El convenio del comercio vario de la provincia de A Coruña y el de los elaborados del mar, de ámbito nacional. Este último, que da cobertura a unos 7.500 trabajadores, no va vinculado a la inflación, sino que recoge una subida salarial del 5,5 % el primer año y en el entorno del 2 % los tres siguientes. Subidas que, al tratarse de un sector muy feminizado, «contribúen a romper a brecha salarial entre homes e mulleres», según el portavoz del sindicato.

En el caso del convenio coruñés del comercio, que abarca a unos 15.000 trabajadores y que se renueva con efectos retroactivos desde el 2016, se recoge una subida salarial del 4 % para el período 2016-2018, con atrasos y una revisión de acuerdo al IPC real a partir de enero de este año. Para el próximo ejercicio, el último de vigencia, se aplicará un incremento del 2 % revisable también en función de la inflación. De esta forma, el salario base en la categoría más baja se situaría en el 2019 en los 14.765 euros brutos al año, por encima del listón fijado en el acuerdo nacional.

Además, Fernández destaca otro punto relevante de este convenio, que da cobertura a un buen puñado de negocios de corte muy distinto (desde las tiendas de ropa a las ferreterías, pasando por ópticas, joyerías o concesionarios), «o que axuda a desatomizar a negociación colectiva». Y es que si la reforma laboral aprobada en el 2012 por el Gobierno anterior dio primacía a los convenios de empresa, como una medida para flexibilizar las condiciones laborales, los sindicatos han hecho mucha presión en los últimos meses hasta conseguir que el Ejecutivo de Pedro Sánchez se comprometa a devolver el poder a los acuerdos sectoriales, que marcarán el compás en cuanto a salarios y jornadas de trabajo, dejando a los pactos de empresa los asuntos de organización, como el horario, los turnos y otros elementos de las condiciones laborales.

Hasta un 25 % en cuatro años

Fuera de Galicia, hay otros convenios destacados en los últimos meses por las importantes subidas salariales que recogen. Es el caso del acuerdo en el sector de la hostelería en la provincia de Tenerife, que garantiza a más de 63.000 trabajadores una subida superior al 10 % en los cinco años de vigencia del convenio. Mucho más jugoso es el incremento que percibirán los empleados del transporte sanitario en La Rioja. La empresa Ferrovial Ambulancias ha pactado con sus 172 trabajadores una subida acumulada superior al 25 % en los próximos cuatro años (a razón de un alza del 7 % en el 2019, 2020 y 2021 y del 3 % en el 2022).

Aunque estos incrementos son, de momento, excepcionales. Los 3.221 convenios registrados hasta octubre recogen un incremento salarial medio del 1,69 %, cifra que se eleva hasta el 1,95 % entre los firmados este año. Una subida que apenas da para cubrir el aumento del coste de la vida, ya que el IPC interanual cerró noviembre en el 1,7 %, aunque el dato está influido por la bajada de la luz y los carburantes en las últimas semanas, ya que en los meses anteriores la evolución de los precios superaba, con creces, la de las nóminas. Ante esa situación, sindicatos como UGT han instado a sus negociadores a redoblar esfuerzos para incluir en los convenios cláusulas de garantía salarial para asegurar que los sueldos no subirán menos de lo que lo hagan los precios, provocando así una pérdida de poder adquisitivo.

La estadística de convenios colectivos que publica el Ministerio de Trabajo revela, de nuevo, que los pactos de empresa recogen subidas salariales inferiores a aquellos que se negocian para ámbitos superiores (sectores provinciales, autonómicos o incluso estatales). Si en los primeros el incremento medio es del 1,35 %, en los segundos se eleva casi cuatro décimas, hasta el 1,71 %.

El alza salarial no solo depende del alcance del convenio, sino que también varía, y mucho, en función de la comunidad y el sector de actividad. En cuanto al análisis territorial, los datos de Trabajo revelan que es en las autonomías donde ya se ha recuperado el nivel de empleo previo a la crisis donde más crecen los sueldos, con un repunte medio del 3,6 % en Baleares y de casi el 2,2 % en Madrid. Galicia, por su parte, se sitúa en la media nacional, con un incremento medio pactado del 1,72 %.

Por sectores, la construcción (2,09 %) y la industria (1,71) son las actividades donde más se revalorizan las nóminas, aunque ciertas ramas de los servicios se sitúan por encima. Es el caso de la hostelería (2,11) o las actividades artísticas y de entretenimiento (2,48).

La subida media pactada en los convenios gallegos alcanza el 1,72 %, la mitad que en Baleares

La hostelería, la construcción y la industria son los sectores donde más están creciendo los salarios

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El deshielo de las nóminas